Tendencias

11 cosas (buenas y malas) que tienen en común todos los miembros de la "tribu" creativa

creativaLas personas que tienen la suerte o la desgracia (según se mire) de ser creativas tienen a menudo el sambenito de "raritas". Contempladas por otras personas, las simple y llanamente convencionales, las personas creativas tienen la vitola de "locas". A ojos de otros miembros de la "tribu" creativa, esa "locura" es, sin embargo, la única alternativa posible. Las personas creativas comparten los rasgos distintivos que desgrana a continuación The Huffington Post:

1. Hacen cosas embarazosas
Las personas que se precian de ser creativas no le tienen miedo al ridículo y son capaces de convertirse a sí mismas en protagonistas de situaciones embarazosas con tal de rienda suelta a su propia creatividad.

2. Albergan en sus entrañas un inagotable caudal de ideas
Los miembros de la “tribu” creativa tienen siempre a mano incontables carpetas, diarios y cuadernos con ideas. No todas son buenas. Pero lo importante no es cómo empieza una idea sino cómo acaba.

3. Ofenden a menudo a otras personas con su trabajo
La creatividad de las personas creativas rara vez conoce de filtros y precisamente por ello, porque fluye sin ningún tipo de filtro, hace daño de vez en cuando a los que tienen que lidiar con ese torrente creativo.

4. Luchan constantemente para que su trabajo reciba el precio justo
Las personas creativas se desenvuelven en las arenas movedizas del arte y la gente tiene una especial querencia por aprovecharse de los artistas, cuyos trabajos son muchas veces infravalorados (desde el punto de vista económico).

5. Son capaces de transformar lo malo en bueno
El 90% de los éxitos de las personas creativas echa raíces en situaciones adversas. El fracaso es el embrión del éxito en el universo de la creatividad.

6. La rutina mata (lentamente) a las personas creativas
Las jornadas laborales de 9 a 6 y otras rutinas horadan poco a poco el alma de las personas verdaderamente creativas.

7. Tienen grandes habilidades que nadie aprecia
En un mercado laboral en el que las habilidades tecnológicas parecen ser el codiciado objeto de deseo de las empresas, las habilidades de las personas creativas pasan inevitablemente a un segundo plano.

8. Tienen ideas que no echan brotes verdes hasta pasados unos años
Las ideas que brotan de las cabezas de la personas creativas necesitan tiempo para madurar. A veces puedan pasar años hasta que una idea echa por fin brotes verdes.

9. Se las ingenian para compaginar su pasión con trabajos que no terminan de llenarles
Un pequeño porcentaje de personas creativas tiene la suerte de vivir de lo que verdaderamente les apasiona, otro minúsculo porcentaje se contenta con hacer algo más a menos cercano a su verdadera pasión y la mayoría tiene que lidiar con trabajos que quedan a años luz de lo que les apasiona. Sin embargo, las dificultades rara vez matan la pasión de las personas creativas.

10. Intentan mejorar constantemente su trabajo
La gente creativa nunca está del todo satisfecha con el fruto de su trabajo. Siempre hay pequeños detalles, por nimios que sean, que pueden mejorarse.

11. Son extremadamente sensibles (y de lágrima fácil)
Algunos tildan a las personas creativas de excesivamente emocionales, aunque ellas prefieren definirse a sí mismas como “apasionadas”. Quizás porque sus emociones están a más a flor de piel que en el resto, la “tribu” creativa es de lágrima fácil.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir