Tendencias

Por qué las tiendas físicas no morirán

15 razones por las que la gente seguirá yendo de "shopping" a las tiendas físicas en el futuro

Aunque confrontadas con la creciente pujanza del e-commerce, las tiendas físicas seguirán existiendo en el futuro. Y su supervivencia estará a merced de unas cuantas razones, las que enumeramos a continuación.

shoppingEl e-commerce crece a un ritmo absolutamente trepidante. Las ventas que echan raíces en el comercio electrónico se duplicarán en todo el mundo en el transcurso de los próximos tres años. Y ante tan abultadísimas cifras de crecimiento muchas tiendas físicas no pueden evitar temblar de miedo, el miedo que les provoca su eventual desaparición a manos del todopoderoso (y sanguinario) e-commerce.

Pero ¿asesinará el comercio electrónico hasta hacer desaparecer por completo a las tiendas de toda la vida? No necesariamente. Aunque los consumidores han cambiado sus hábitos de consumo y se arrojan en los brazos de internet para formalizar buena parte de sus compras, lo cierto es que las tiendas físicas no se quedarán jamás obsoletas. El consumidor continuará agasajando con su presencia a las tradicionales tiendas físicas por las razones que enumera a continuación Forbes:

1. Para ver productos en persona. No hay nada comparable a tocar físicamente un producto o verlo en persona. La realidad aumentada permite al consumidor contemplar determinados artículos desde su casa, pero aun así la gente sigue queriendo tocarlos con sus propias manos antes de comprarlos.

2. Para acceder a productos personalizados. Las tiendas personalizadas brindan a sus clientes múltiples posibilidades de personalización, pero esa personalización alcanza un nivel plenamente satisfactorio en las tiendas físicas (a fin de conseguir, por ejemplo, el tallaje perfecto).

3. Para experimentar la marca. Muchos retailers están trocando sus tiendas físicas en centros experienciales que ponen a disposición de sus clientes fórmulas interactivas para dar a conocer sus marcas y construir sobre la base de la interactividad relaciones suficientemente sólidas con su clientela. En el futuro, pronostican algunos expertos, los consumidores no irán a las tiendas a comprar nada sino a comprender mejor las marcas y los productos que éstas ponen a su disposición.

4. Por las interacciones personales. No importa lo rodeados que estemos de tecnología, los humanos seguimos teniendo un fuerte anhelo por las interacciones personales. Comprar en una tienda física permite al cliente interactuar con los empleados y con otros compradores y recibir consejos sobre los productos que mejor se adaptan a sus deseos y necesidades.

5. Para probar nuevos productos. Ir a las tiendas físicas permite al consumidor hallar nuevos productos que normalmente no compraría (mediante su exhibición en el punto de venta o mediante muestras).

6. Por el acceso instantáneo a los productos. Aunque el e-commerce es cada vez más rápido entregando sus pedidos al cliente, en el punto de venta el consumidor tiene acceso instantáneo a los productos en los que ha puesto previamente sus ojos (sin necesidad de esperar a recibirlos en su hogar).

7. Por la experiencia social. A mucha gente le encanta ir de compras con sus amigos y familiares. El "shopping" es en muchos sentidos una actividad social a la que el consumidor no renunciará así como así por mucho que le haga tilín el comercio electrónico.

8. Para recoger pedidos online. Muchas tiendas ofrecen a sus clientes la posibilidad de reservar online determinados productos o comprarlos en internet para recogerlos a continuación en el punto de venta (y devolverlos de manera inmediata si los artículos no resultan de su gusto).

9. Para probarse prendas de ropa. Los probadores virtuales gozan de cada vez mayor predicamento, pero muchos consumidores sienten aun así la necesidad de probarse las prendas de ropa en persona (lo cual termina de redondear definitivamente la experiencia de compra).

10. Para explorar nuevos artículos. En las tiendas online el consumidor puede ir directamente a aquello que realmente está buscando, pero a veces las mejores compras se efectúan después de una ardua labor de exploración (a menudo sin un objetivo concreto) en las tiendas físicas.

11. Para probar antes de comprar. Muchas tiendas están metamorfoseándose en "showrooms" donde el cliente puede probar productos (y no tanto comprarlos directamente). Este modelo es particularmente popular entre aquellos retailers con el foco puesto en los electrodomésticos y dispositivos electrónicos.

12. Para tener acceso a servicios adicionales. No pocos retailers se están pertrechando de servicios adicionales como bares y cafeterías para poner la guinda en el pastel de la experiencia del cliente.

13. Para salir de casa. Alejarse (aunque sea momentáneamente) de las garras de la tecnología es tremendamente positivo para la salud mental del consumidor. Y salir de compras es la perfecta excusa para salir de casa y explorar el mundo real.

14. Para interactuar con las nuevas tecnologías. Las tiendas físicas estarán repletas en el futuro de nuevas tecnologías (realidad virtual, realidad aumentada y robots) que los consumidores tendrán la oportunidad de probar en primera persona.

15. Para conectar con el mundo online. Las marcas están diluyendo adrede la frontera que separa las experiencias online de las experiencias que acontecen al margen de la red de redes. Los consumidores esperan por parte de las marcas experiencias sin fricciones en todos los canales y desean acudir a las tiendas físicas para beneficiarse en el mundo real de todas las ventajas del universo online.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir