Tendencias

3 lecciones que alimentarán su creatividad (cortesía de Banksy)

banksyInaugurado el pasado 22 de agosto, Dismaland, el nuevo y ferozmente crítico proyecto del artista británico Banksy, es la antítesis del mundo felizmente “irreal” de Disneyland, que luce con orgullo sobre sus hombros la corona de rey de los parques de atracciones.

En Dismaland, como en su Disneyland, hay princesas, pero están muertas, hay patos, pero están embadurnados de petróleo, y hay castillos, pero se caen a pedazos.

Dismaland, un proyecto en el que el siempre lenguaraz Banksy se ha colgado del brazo de otros 50 artistas, estará abierto durante apenas 5 semanas, pero debería ser visita obligada para todos los profesionales que tienen a bien desenvolverse en el universo de la creatividad.

Al fin y al cabo, de Banksy, el cerebro esa sonora bofetada a los parques de atracciones que es Dismaland, podemos aprender muchas lecciones de creatividad. Inc. desgrana a continuación las más importantes:

1. Valore su propia opinión por encima de todas las demás
Para ser creativo hay que luchar contra todo y contra todos. Y para eso hay que tener una autoestima a prueba de bomba y ser inmune al “qué dirán”. Banksy es uno de los máximos exponentes de estar de manera de pensar y actuar. Para su nueva aventura artística, el célebre grafitero británico se ha divorciado premeditadamente de las reacciones de los periodistas y de los propios visitantes a Dismaland. Para Banksy su nivel de satisfacción consigo mismo y con su propio trabajo es totalmente independientemente de los demás.

2. Esté abierto a lo inesperado
En Dismaland una de las obras que más llaman la atención de los visitantes es la del carruaje volcado en el suelo de Cenicienta y rodeado de los flashes de los paparazzi. Banksy ha reconocido en algunas entrevistas que está obra fue fruto totalmente de lo inesperado, pero que precisamente por eso la ama profundamente. Y no le falta razón. La creatividad nace la mayor parte de las veces del amor a lo inesperado, de lo que no se puede predecir.

3. Apóyese en la frugalidad para dar alas al genio creativo que lleva dentro
La creatividad es totalmente libre de las garras del poderoso caballero don dinero. Y Dismaland es un buen ejemplo de ello. Banksy quería que la artista conceptual estadounidense Jenny Holzer, famosa por sus carteles luminosos con eslóganes publicitarios, participara en su singular parque temático, pero no podía permitirse los 8.000 dólares a la semana que cuestan las creaciones de la norteamericana. En vista del inconveniente del precio, cualquier otro se habría rendido y habría renunciado a la presencia de Jenny Holzer en su proyecto, pero Banksy utilizó este inconveniente para dar una vuelta de tuerca creativa a su idea inicial y ni corto ni perezoso le pidió a la artista estadounidense que grabara los eslóganes de sus carteles luminosos para poder reproducirlos después a través de los altavoces de Dismaland. Seducida por la originalidad de la idea, Holzer accedió a la petición de Banksy, que en este caso demostró cómo la frugalidad es a veces hermana siamesa de la creatividad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir