Tendencias

Las trampas que deben sortear los líderes en tiempos de crisis

3 peligrosas trampas que acechan a los (incautos) líderes en tiempos crisis

Cuando están acogotados por algún tipo de crisis, los líderes son susceptibles de caer con extraordinaria facilidad en todo tipo de trampas. Estas son las más frecuentes.

líderes

Autor de la imagen: Amged Battashi

El coronavirus ha colocado a las organizaciones frente a la mayor amenaza desde la Segunda Guerra Mundial. Y en consecuencia sus líderes están a merced de múltiples ansiedades, ya sea emparentadas con la supervivencia de la organización que capitanean o con la seguridad de sus empleados, sus clientes y también sus propias familias.

En un momento en el que los líderes están llamados a actuar con diligencia, agilidad y flexibilidad ante los muchísimos cambios que salen a su paso están también particularmente proclives a ser víctimas de la rigidez y, por ende, a caer en la tentación de "congelar" la innovación y recurrir a lo que ya ha funcionado en el pasado en lugar de aprovisionarse de nuevos enfoques.

Cuando están acogotados por algún tipo de crisis, los líderes caen con extraordinaria facilidad en todo tipo de trampas, si bien estas que disecciona a continuación Harvard Business Review son las más comunes:

1. Estrechez de miras

A bote pronto las crisis espolean la innovación y la creatividad en las entrañas de la gente (por aquello de que "la necesidad es la madre de la invención"), pero lo cierto es que nuestra tendencia natural nos mueve a buscar el confort y la certeza (parapetándonos en viejos remedios).

Para zafarse de la peligrosa estrechez de miras, esa que asfixia la innovación, los líderes no deben quitar ojo a lo que hacen sus competidores (en particular aquellos de nueva hornada), valorar si merece o no pena implementar íntegramente el plan de crisis que tienen guardado en el cajón  (si lo tienen) y apoyarse en los consejos brindados por asesores involucrados en múltiples industrias y áreas geográficas.

2. Toma de decisiones concentrada en una única persona

Cuando nos sentimos amenazados, tendemos a aferramos a la figura de quien consideramos nuestro líder en busca de inspiración. Sin embargo, no es bueno que los líderes se suban a un pedestal inalcanzable y que sean contemplados por los demás como una suerte de dioses. Es importante que aprovechen y saquen todo su jugo a las habilidades y los puntos de vista de quienes están a su alrededor.

Las decisiones más sabias no son las que se toman en solitario sino las que se nutren de múltiples perspectivas, unas perspectivas que pueden y deben proceder de toda la organización en su conjunto y no solo de unos pocos líderes.

3. Conformidad

Enfrentados a una crisis, nos sentimos presionados por alcanzar la anhelada armonía y eso nos impide disentir, quizás porque creemos que nuestros pareceres dispares pueden poner piedras en el camino y ralentizar aún más la búsqueda de soluciones.

Más allá de censurarnos a nosotros mismos en las discusiones para que no nos endilguen el sambenito de elementos subversivos, como seres humanos tendemos también a hacer nuestras las decisiones tomadas por la mayoría. Y como consecuencia al grupo le lleva también más tiempo explorar opciones potencialmente mejores (porque la opción elegida por la mayoría no es necesariamente la más óptima).

Por eso, y a fin de regatear la ponzoñosa conformidad (un lobo con piel de cordero), los líderes deben asegurarse de que todo el mundo involucrado en una decisión ha recibido suficiente información y ha tenido tiempo de formarse su propio opinión al respecto antes de escuchar el parecer de los demás, de que los expertos comparten con el equipo su "expertise" (y sus consejos no caen en saco roto), y de no aceptar la primera y a bote pronto más lógica solución (ya que quizás haya alternativas mejores).

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir