Tendencias

Lo que la ciencia puede enseñarnos de la creatividad

3 trucos científicos (y probados en laboratorio) con los que su creatividad hará "boom"

La creatividad, la misma que con tantísimo denuedo buscan los marketeros y los publicitarios, echa más brotes verdes cuando se cuelga del brazo de la ciencia.

creatividadLa creatividad es el codiciado objeto de deseo de quienes se desenvuelven profesionalmente en la arena del marketing y la publicidad. Sin la sacrosanta creatividad haciendo de las suyas en los cerebros eternamente bulliciosos de los marketeros y los publicitarios, estos caminan desnortados (y como pollo sin cabeza) en la profesión que les ha tocado en suerte.

A la creatividad la podemos estimular de infinitas formas, unas más efectivas que otras. Si deseamos colgarnos del brazo de las musas y retenerlas a nuestra vera el máximo tiempo posible, conviene enarbolar la bandera de la ciencia. No en vano, la ciencia, que todo lo que pone sobre la mesa lo ha probado previamente, nos brinda valiosos trucos como los que disecciona a continuación Forbes:

1. A las ideas hay que azuzarlas en solitario primero y sólo después en grupo

Las sesiones de “brainstorming”, esas a las que tan aficionados son los marketeros y los publicitarios, corren el peligro de hacer estallar por los aires las mejores ideas si hay una persona que se empeña en llevar la voz cantante y los participantes más introvertidos temen alzar la voz por temor a que sus ideas no sean lo suficientemente buenas.

Un reciente estudio ha demostrado que las sesiones de “brainstorming” son más productivas cuando los participantes inician la generación de ideas en solitario y las ponen después en común con un grupo de personas.

Esta fórmula es mejor en términos productivos que el “brainstorming” tradicional y también que la creatividad emanada de la clausura (propia de los personas ermitañas).

2. El calor y la humedad son criptonita para los superpoderes creativos

La creatividad es ya lo suficientemente dura cuando las condiciones de las que ésta brota son aparentemente perfectas. Aun así, una investigación de las Universidades de Virginia y Houston sugiere que la creatividad es particularmente dura de pelar cuando la gente tiene calor.

De acuerdo con este informe, cuanto más compleja de acometer es una actividad a nivel intelectual, menos posibilidades hay de que ésta se ejecute (satisfactoriamente) en condiciones meteorológicas de calor y humedad.

Con el calor y la humedad perlando nuestra frente en forma de gotas de sudor, las musas tienden a marcharse con la creatividad a otra parte (más seca y refrigerada).

3. La privación sensorial da fuelle a la creatividad

¿Ha oído hablar alguna vez de la terapia con tanques de flotación? Probablemente sí. Esta terapia está, al fin y al cabo, de moda a rabiar y se está multiplicando como setas en los spas. En los tanques de flotación las personas se sumergen en agua con alto contenido en sal que se encuentra a su misma temperatura corporal.

Dentro de un tanque de flotación no hay sonido, no hay luz, no hay olores y no están operativos tampoco los sentidos del gusto y del tacto, puesto que el agua está a la misma temperatura que cuerpo. Quien se zambulle en un tanque de flotación se tiene única y exclusivamente a sí mismo y a sus propios pensamientos.

Totalmente privadas de estímulos sensoriales, las personas aficionadas a esta terapia dan cuenta de auténticas explosiones creativas (dentro y fuera de los tanques de flotación). Los resultados no son en absolutamente sorprendentes si tenemos en cuenta que en el mundo real, cuando nuestros sentidos están siendo permanentemente bombardeados por miles de estímulos, es mucho más complicado que las ideas emerjan a la superficie.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir