Tendencias

Reglamento General de Protección de Datos

4 aprendizajes que podemos (y debemos extraer) de la RGDP

La aprobación el pasado 25 de mayo de la RGDP ha cambiado por co0mpleto el panorama de los medios, las agencias y anunciantes. ¿Qué aprendizajes podemos extraer?

aprenderPuede gustarle más o menos, pero si hay un tema que ha protagonizado todas las conversaciones, debates y discusiones del 2018, ese ha sido la entrada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGDP).

El RGDP se ha convertido en los últimos meses en uno de los mayores desafíos a los que han tenido que hacer frente los medios, agencias, anunciantes y marketeros debido al amplio espectro de aplicación de la ley.

A esto tenemos que sumar que se ha producido cierto caos sobre su comprensión, aplicación y consecuencias entre los usuarios europeos.

En medio de toda la confusión generada debemos ser capaces de separar la el grano del trigo y por ello hemos puesto el foco en cuatro aprendizajes recogidos por Digiday sobre el RGDP.

1. El gran poder de Google

Si esta nueva normativa era un intento de la Unión Europea para reducir el poder de Google y Facebook, esta ha sido en cierto modo un fracaso.

La relación de Google con los principales editores se tensó en las semanas previas a la aprobación del RGDP.

El gigante de las búsquedas no informó ni a los editores ni compradores de medios de su propia interpretación de la ley por lo que se generó un auténtico caos en el ecosistema de la publicidad digital.

Google no quiere problemas con los reguladores europeos por lo que ya ha recorrido su propio camino de adaptación de la RGDP mostrando su cooperación.

Lo que queda claro es el gran poder de Google. Cualquier cambio que el gigante realice en su estrategia relativa al RGDP, tendrá muchas más consecuencias que los movimientos que puedan realizar otras empresas.

2. Llevará tiempo recuperar la confianza

Las empresas apuraron hasta última hora para prepararse ante la implantación del RGDP. Muchas intentaron cargar la responsabilidad a cualquier socio de la cadena de suministro de la publicidad digital.

Todo el mundo quería que otro asumiese los riesgos.

Por este motivo aún quedan muchos pasos que dar para avanzar en el camino de la confianza. Uno de los más acertado fue el intento de creación de un estándar en la industria por parte del Interactive Advertising Bureau Europe.

Ahora es necesario un ejercicio de comprensión y aprender a confiar entre editores y proveedores de tecnologías publicitaria.

3. La regulación apenas ha dado sus primeros pasos

Durante los seis primeros meses posteriores a la aprobación de la ley, los reguladores estuvieron bastante tranquilos. Hasta que comenzaron a llegar las multas y advertencias.

Llamativas fueron las multas para Facebook y Uber anteriores al RGDP por lo que las consecuencias para estas empresas no fueron excesivas. Esto ya no será así en 2019 cando los reguladores hayan avanzado más en su implantación.

4. Falta de estandarización

En este caos nos referimos a la falta de homogeneidad entre los sistemas de consentimiento a través de los que se recopila y almacena la información de los usuarios.

Un sistema muy extendido es aquel basado en, si el usuario ha aceptado las condiciones de una página y sigue navegando por otras del mismo site, se entiende que ha dado su consentimiento para que se recopile y almacene su información en todas estas.

Unas prácticas que los reguladores ya no ven con buenos ojos.

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir