Tendencias

4 maneras de amansar a la fiera de su jefe

4 maneras de convertir (secretamente) la mezquindad de su jefe en pura docilidad

Si su jefe carece de cualquier atisbo de empatía emocional, le ofrecemos 4 trucos para influir positivamente en su cambio de actitud sin que se dé ni cuenta.

Si la rutina laboral ya es de por sí tediosa, a veces complicada y siempre agotadora, todavía lo es más cuando se tiene la mala suerte de tener un mal jefe. Y la mala noticia es que abundan más los malos que los buenos. Aunque, también hay una buena noticia y es que, todo el mundo puede aprender a ser un buen líder.

La clave está en la inteligencia emocional, factor clave a la hora de entender a los empleados, motivarlos y, en definitiva, hacer que el engranaje que representan los trabajadores funcione en las mejores condiciones.

Pero hacer entender a un jefe cabezota, falto de empatía y excesivamente centrado en los números la importancia de dejar fluir su parte más humana no siempre es fácil. Por ello, le ofrecemos, de la mano de Fast Company, 4 trucos para enseñar a su jefe a aumentar su dosis de inteligencia emocional sin que se dé cuenta.

1. No tomarse las cosas a pecho
A menos que su jefe sea una persona con un perfil psicópata, su comportamiento no busca hacer la vida imposible a sus empleados de manera gratuita, sino que es el resultado de unas circunstancias determinadas en las que las presiones son altas, los tiempos escasos y las soluciones inciertas.

Piense que, si usted tiene responsabilidades, en su caso quizá sean aun mayores.
Póngase en su lugar y trate de comprender su situación centrando evitando malgastar su energía en una lucha perdida y centrándose en canalizarla para aumentar su productividad.

2. Conozca sus prioridades
La gente encuentra una motivación para el cambio cuando ven un beneficio directo en algo relacionado con lo que desean o en lo que trabajan duro. Conozca qué es lo que le quita el sueño por las noches y lo que le preocupa y trate de ayudar a resolverlo.

De esta manera forjará una relación positiva en la que se posicionará como un elemento facilitador e influyente aumentando la confianza y el valor de su trabajo.

3. Hágale saber qué le gusta de él
Hable con sus compañeros para recopilar puntos de vista y opiniones que le ofrezcan insights para mejorar la relación con su jefe, siempre desde una perspectiva positiva. Las quejas solamente acrecentarán las rencillas.

Si lo que quiere es solucionarlas muestre proactividad, felicite el trabajo de sus compañeros y, en definitiva, demuéstrele que las relaciones más fructíferas son las que están basadas en el respeto y la colaboración.

4. Agradezca y felicite los esfuerzos
Cuando su jefe haga algo positivo no dude en hacérselo saber. Felicite su actitud, agradezca sus esfuerzos y aprecie su deferencia hacia los trabajadores. Todo el mundo necesita ser reconocido y considerado por su entorno y su jefe, por muy mezquino que pueda llegar a ser, no es la excepción.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir