Tendencias

Por qué los currículos podrían pasar a mejor vida más pronto que tarde

4 razones por las que los (prehistóricos) currículos se extinguirán como los dinosaurios

Los currículos tradicionales no son ya tan necesarios (ni imprescindibles) como antes a la hora de buscar empleo y podrían acabar criando malvas en el cementerio más pronto que tarde.

curriculosCuando estamos enfrascados en la búsqueda de un nuevo empleo, el currículum vitae es inevitablemente nuestra mano derecha, aquella que nos abre supuestamente las puertas de las empresas donde hemos tenido a bien posar nuestros ojos.

Sin embargo, el currículum vitae no es ya tan sacrosanto (ni tan imprescindible) como lo era antaño. Máxime cuando el 87% de la empresas se vale de LinkedIn para reclutar talento (y no parece echar en falta a los currículos tradicionales).

Con la tecnología a su vera, quienes buscan trabajo tienen frente así toda una plétora de oportunidades laborales que no son deudoras única y exclusivamente del CV tradicional.

A continuación, y de la mano de Fast Company, diseccionamos 4 posibles razones por las que los currículos (tal y como los conocemos) podrían extinguirse y pasar a mejor vida más pronto que tarde:

1. Ponen el foco en la experiencia y no tanto en las habilidades

En el pasado los años de experiencia que un trabajador acumulaba sobre sus hombros eran de suma importancia para los expertos en recursos humanos. Precisamente por esta razón el CV en su vertiente más clásica brinda a quien lo lee un detallado compendio cronológico del historial profesional del candidato.

Sin embargo, hoy en día los candidatos no son tanto juzgados por su experiencia como por sus habilidades, unas habilidades que no son siempre fáciles de plasmar adecuadamente en un currículum vitae.

Las empresas están actualmente más interesadas en las habilidades que un candidato alberga en sus entrañas que en los títulos acumulados en anteriores empleos. Cuando ponen el foco en las habilidades del candidato, las compañías obtienen una visión mucho más clara y diáfana de su experiencia y sus propias capacidades. Y eso se traduce en más oportunidades para el candidato.

2. Pivotan en torno a títulos (abstrusos) obtenidos en anteriores empleos

Los currículos tradicionales utilizan los títulos a modo de titulares, pero los títulos (esos que el candidato ha desempeñado anteriormente en otras empresas) no son siempre tan nítidos como les gustaría a los responsables de recursos humanos.

Títulos rebosantes de creatividad pero inevitablemente abstrusos como “success ambassador” y “office ninja” se lo ponen difícil a las empresas a la hora de dilucidar qué hacía realmente el candidato en su anterior empleo. Y esta circunstancia puede hacer perder puntos al candidato cuando el objetivo es echar el guante a un puesto de trabajo.

3. Son estáticos

Los candidatos se pertrechan permanentemente de nuevas habilidades para que su atractivo como trabajadores no se quede “demodé”. Y las empresas se aprovisionan también de manera constante de nuevas tecnologías que sus trabajadores están obligados a hincar el diente y dominar (casi "ipso facto").

En cambio, en un universo tan deudor de los cambios como el laboral los currículos son estáticos y precisan de frecuentes revisiones para no quedarse “apolillados”.

Para ser verdaderamente útiles los currículos deben actualizarse semanalmente. De lo contrario, harán un flaco favor tanto a los candidatos como las empresas necesitadas de talento.

4. No están adaptados de la denominada “gig economy”

Utilizar un currículum al uso para reclutar talento para trabajos meramente puntuales y esporádicos es tan ineficiente como costoso para las empresas.

En la denominada “gig economy”, cuando deciden cabalgar a lomos de los currículos tradicionales, las empresas no hallan empleados para cubrir puestos de trabajo puntuales y las personas desempleadas escapan también al radar de las compañías ávidas de talento.

Los antediluvianos currículos no hacen sino ralentizar todo el proceso en la “gig economy” (que se rige por normas totalmente diferentes de la economía al uso).

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir