Tendencias

49, el número mágico de la productividad

productividadLas jornadas laborales son habitualmente de 40 horas a la semana, pero más sobre el papel que sobre el terreno de la realidad pura y dura. Si a esas 40 horas semanales sumamos las incontables (y muchas veces no remuneradas) horas extras, las jornadas de trabajo pueden llegar a estirarse más allá de la poco saludable frontera de las 50 horas.

Se supone que invirtiendo más horas en nuestro puesto de trabajo, somos más productivos, pero ¿y si en realidad estuviéramos pegando dentelladas a nuestra productividad?

Si hacemos caso de la ciencia, echar más horas en el trabajo en nombre de la sacrosanta productividad no sólo no nos hace más productivos sino todo lo contrario.

Según un reciente estudio de John Pencavel, profesor de la Universidad de Stanford, después de trabajar 49 horas a la semana (o lo que es lo mismo más de 9,5 horas diarias repartidas en cinco días a la semana), nuestra productividad se desploma de manera dramática.

De acuerdo con el informe de Pencavel, el rendimiento por hora de una persona se mantiene más o menos en el mismo nivel hasta que rebasa la frontera de las 49 horas semanales. Una superada esta frontera, la productividad del trabajador se desmorona cada hora que pasa.

Pero las cosas pueden ponerse aún pero (desde el punto de la productividad). Una vez alguien supera la barrera de las 56 horas de trabajo, su productividad alcanza su nivel más bajo (y no remonta por muchas horas extra que sume). De hecho, no hay diferencia en términos de rendimiento entre alguien que trabaja 56 horas y otra que lo hace más de 70 horas. Lo único que hay entre una cifra y otra son 14 horas perdidas (de trabajo y de vida personal).

El informe de Pencavel revela además que tras 49 horas de trabajo, las habilidades cognitivas se resienten y pueden aflorar problemas de salud.

Si no quiere dejarse la salud en su puesto de trabajo y ser lo más productivo posible, echa mano de estos 3 consejos:

1. Reserve tiempo para usted a lo largo de su jornada laboral (un pequeño tentempié, un paseo después de la comida, etc).

2. Esfuércese por trabajar duro en ciclos de 90 minutos y después tómese un pequeño descanso.

3. Si puede hacerlo en menos de dos minutos, hágalo. Divida y vencerá en el trabajo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir