Tendencias

Nunca rechace las malas ideas en un brainstorming

5 consejos que debería poner en práctica en su próximo brainstorming

5 consejos que debería poner en práctica en su próximo brainstormingA la hora de buscar nuevas ideas el brainstorming se posiciona como una de las mejores opciones. Y es que un grupo de mentes puede funcionar mejor que una sola a la hora de buscar la solución para un problema. Al menos sobre el papel.

Todos los que hayan participado en un brainstorming sabrán que siempre se suelen repetir los mismos roles entre sus participantes. Algunas personas aportan ideas de forma constante a pesar de que todas sean malas, otras intentan dar con la clave más creativa y la gran mayoría se dedica a mirar a las musarañas dejándose llevar por la dinámica del trabajo en equipo.

Cuando nos queremos dar cuenta estamos encerrados en una sala de reuniones en el mismo punto en el que nos encontrábamos antes del brainstorming. Bueno, seguramente más irritados y con menos tiempo para hallar la solución.

La clave para hacer que un brainstorming sea productivo es llegar a la conclusión real de que lo necesita. Cierto es que todas las ideas deben ser tenidas en cuenta ya que no sabemos dónde puede encontrarse la chispa de la creatividad, pero no siempre esta técnica es la solución.

Si de verdad cree que el brainstorming es lo que necesita debería prestar atención a estos cinco útiles consejos recogidos por Inc.:

1. Elija sólo los participantes necesarios

Escoja únicamente a aquellas personas que realmente estén involucradas y tengan implicación en el proyecto. Hecha esta selección valore cuáles son las más creativas, dinámicas, resolutivas y capaces de debatir con argumentos y conclusiones. Cualquier otro perfil debe quedar descartado.

2. Debe conocer los objetivos y dar tiempo a las personas

Las buenas ideas no aparecen de forma espontánea cuando se somete a mucha presión al cerebro. Estas fluyen cuando tenemos tiempo para pensar.

Ofrezca a los participantes una descripción detallada del problema y los objetivos que se quieren cumplir con la solución. Estos deben contar con esta información algunos días antes del brainstorming. Es la única forma de que se hayan empapado del problema y hayan podido reflexionar sobre las posibles soluciones.

3. Debe ser breve

Por norma general las reuniones cortas son más efectivas. Las sesiones rápidas (inferiores a una hora) hacen que los participantes aporten sus ideas a mayor velocidad y pierdan menos tiempo y esfuerzo en debates incensarios.

4. Todos deben participar

En un brainstorming no hay líder. Si ha escogido a un reducido grupo de selectos participantes por sus características sería absurdo que alguno no aportase sus ideas. Su papel únicamente debe ser el de moderador y responsable de la coordinación de los tiempos.

5. Fomente las “malas ideas”

Generalmente una buena idea es el resultado del cúmulo de ideas. Tanto buenas como malas. Las ideas que pueden parecerle pésimas pueden abrir nuevas vías que nos lleven a la solución.

Deje que todo el mundo participe y aporte. No menosprecia ninguna idea ya que puede que en un futuro acabe siendo el germen de su siguiente éxito.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir