líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

5 consejos fotográficos para captar la belleza publicitaria (hasta donde no la hay)

A la hora de hacer publicidad, la mayoría de las marcas suelen apostar por el formato vídeo. Cierto es que, una pieza audiovisual llama más la atención de los consumidores y, sobre todo, la mantiene durante más tiempo.

Sin embargo, existen otros muchos recursos igualmente efectivos, sobre todo, si se saben aprovechar. Uno de ellos es la fotografía.

Las imágenes son una poderosa herramienta para mostrar lo mejor de un producto pero, en la tarea de captar la esencia de la marca y de extraer toda su belleza, son muchos los elementos que se deben tener en cuenta.

Por ello siempre es importante confiar en un buen profesional que, desde su experiencia, ofrezca las mejores soluciones a las marcas. Alguien que sepa entender qué se quiere comunicar y convierta un producto, con mimo y cuidado, en una verdadera obra de arte.

A esto está muy acostumbrado Raúl Palma, fotógrafo profesional ubicado en Madrid y Barcelona cuyo trabajo destaca por su atención al detalle, su flexibilidad y su capacidad para aportar ese valor añadido tan necesario en toda marca.

Con más de 10 años de experiencia a sus espaldas como fotógrafo de publicidad para marcas como Samsung, Desigual o Tous, Palma ha perfeccionado sus habilidades creativas y técnicas para ofrecer fotografías de gran calidad además de contar con un equipo extremadamente profesionalizado, cámaras, iluminación, maquillaje, estilismo y espacios.

Si quiere asegurarse de conseguir la mejor imagen de producto, le ofrecemos 5 consejos que debe aplicar a la hora de captar la esencia de su marca:

1. Luz

Es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta a la hora de realizar fotografías y es que, una buena iluminación marca la diferencia.

Lo mejor será optar por luces más suaves que se distribuya de manera uniforme y que eviten que se formen sombras.

Utilizar una caja de luz es una buena manera para ceder todo el protagonismo a lo que se quiere mostrar, destacando todos sus atributos y cualidades así como para evitar que se creen brillos y reflejos que estropeen el resultado final.

La tela que se vaya a utilizar debe ser blanca y translúcida para equilibrar el paso de la luz. Asegúrese de que no tenga ninguna arruga y no se olvide de hacer un correcto balance de blancos.

2. Color

En fotografía todo comunica, también el color.

Por ello, será importante tener en cuenta la clave, baja o alta, en función de lo que se quiera transmitir, de la misma manera que el contraste entre las tonalidades que aparecen en la imagen o la utilización de colores complementarios para conseguir un resultado visualmente armónico.

Jugar con las luces y las sombras en función de lo que se pretenda transmitir, crear composiciones simples pero efectivas o conocer el significado emocional de los colores fríos y cálidos resulta clave para provocar el efecto deseado en la audiencia.

3. Composición

Aunque en el arte de la fotografía tiene un papel fundamental la capacidad creativa del que mira a través del objetivo, también influyen otros factores que ayudan a un mejor acabado.

Existen ciertas reglas básicas de composición que ayudan a capturar imágenes visualmente efectivas.

Reconocer el centro de interés, rellenar el encuadre, apoyarse en las líneas, apostar por el grupo de tres o las repeticiones, conocer la regla de los tres tercios o jugar con la dirección del objeto le garantizarán, al menos, una imagen efectiva.

El valor añadido dependerá de su imaginación, experiencia y dedicación.

4. Perspectiva

La elección del ángulo y la perspectiva desde el que se fotografiará el producto marcará la diferencia no solo para la propia marca con respecto a su competencia sino también aportará variedad a una colección, por ejemplo, de joyas.

Para conseguirlo, se trata de probar diferentes posiciones tanto del producto como de la cámara. Desde la derecha o izquierda, de frente, plano detalle, desenfoque, superposición de objetos, etc.

Las técnicas son numerosas, solo deberá elegir la que mejor se adapte al mensaje y a la comunicación de marca.

5. Edición

Hoy en día hay mucha gente que le tiene cierto pánico a la edición de fotografías pero, sin embargo, es algo que lleva haciéndose desde hace mucho tiempo y que, lejos de quitar mérito al trabajo de los profesionales, realza su buen hacer.

Y es que, editar las imágenes no es solo una opción sino que, es ya casi una obligación. No se trata de mostrar algo que no es, sino de embellecer el producto.

Y, gracias a la tecnología, existen actualmente numerosos programas informáticos que ayudan a dar ese toque final necesario para pasar de tener una buena fotografía a una excelente.

 

La Unión Europea en pie de guerra contra la obsolescencia programadaAnteriorSigueinteEl dúo formado por tecnología y voz es música (celestial) para los oídos del consumidor

Noticias recomendadas