Tendencias

5 cosas que hacen parecer a los jefes poco profesionales (y muy impresentables)

Aunque los jefes son quienes llevan la batuta dentro de las empresas y aquellos a los todos deberían rendir pleitesía, lo cierto es que son humanos. Y como humanos que son, cometen errores. Errores imperdonables que les roban la pátina de profesionalidad de la que deberían ser dueños como jefes que son.

Si hacemos caso de Inc., estos 5 fallos hacen parecer a los jefes poco profesionales (y hasta impresentables):

1. Falta de decisión
Si un líder no es capaz de decidir qué camino tomar, ¿cómo van a seguirle sus subordinados? Los jefes que de verdad se ganan el respeto de sus empleados son aquellos a los que no les tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones y que no están cambiando constantemente de opinión.

2. Falta de empatía
La empatía (la habilidad de comprender las habilidades de los demás y responder adecuadamente) es uno de los rasgos más importantes de los buenos líderes. Algunos jefes se olvidan, sin embargo, de la importancia de la empatía y se muestran monstruosamente crueles con sus subordinados. La crueldad llevada al extremo hace rezumar poca profesionalidad a los jefes.

3. Falta de concentración
Estar permanentemente distraído es una característica infantil que denota ausencia de madurez. Un líder huérfano de sentido de la concentración (y eternamente “descarrilado”) contagiará inevitablemente de su falta de foco a sus empleados y la perjudicada a la larga será la empresa en su conjunto.

4. Falta de optimismo
Aunque no es realista mostrar una actitud optimista las 24 horas del día durante los 7 días de la semana, que los dueños destilen positividad y mantengan a raya la negatividad delante de sus empleados es clave para sacar adelante proyectos.

5. Falta de responsabilidad
Es esencial que un buen líder sea un ejemplo para sus trabajadores. Si los jefes son irresponsables, no se toman la molestia de ser puntuales y son incapaces de cumplir lo que prometen, sus empleados acabarán haciendo gala también de la irresponsabilidad más impresentable.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir