Tendencias

Millennials y centennials no son más de lo mismo

5 datos que evidencian que millennials y centennials no son para nada "primos hermanos"

Pese a que para muchos marketeros millennials y centennials son absolutamente intercambiables entre sí, lo cierto es que entre unos y otros las diferencias son más que notables.

millennialsCuando hablan (por hablar) de los millennials y los centennials, muchos marketeros tienden a asumir que unos y otros son en realidad más de lo mismo, con la única diferencia de los primeros son algo más talludos que los segundos.

Sin embargo, y pese a que millennials y centennials comparten algunos rasgos, en otros muchas cosas son radicalmente distintos entre sí. Así lo ponen al menos de manifieso los 5 datos (apalancados en cifras contantes y sonantes) que disecciona a continuación Warc:

1. Los millennials recuerdan que hubo una vida antes de internet, los centennnials no

A los millennials, aquellos jóvenes nacidos entre 1980 y 1995, se les endilga la etiqueta de nativos digitales, puesto que tuvieron acceso a internet desde su más tierna infancia. Sin embargo, la mayoría recuerda cómo era la vida sin la red de redes y sus múltiples prodigios a su vera. Cuando nacieron, puede que hubiera algún ordenador en casa, pero no estaba en modo alguno conectado a internet. Y casi todos los millennials recuerdan los insoportables y casi antediluvianos pitidos que había que soportar cuando uno deseaba conectarse a la red (la de la Edad de Piedra). Puede que muchos millenniales estuvieran pertrechados de teléfonos móviles durante la adolescencia, pero la mayoría no echó el guante a un smartphone hasta llegar a la universidad o iniciar la etapa laboral. Por el contrario, los centennials (también conocidos como Generación Z) nacieron a mediados de los 90 y más tarde, cuando la mayor parte de los hogares tenían ya acceso a internet y los smartphones eran el “juguete” favorito en casi todas las casas.

2. Los millennials prefieren la experiencias a las posesiones, los centennials dan prioridad a las posesiones materiales

Los millennials tienen la vitola de dar prioridad a la experiencia sobre la propiedad y en este sentido prefieren invertir su dinero en empresas como Airbnb, Uber y Deliveroo. La Generación Z tiene, no obstante, una perspectiva radicalmente distinta al respecto. Según un informe de Deep Focus, el 60% de los centennials dice preferir un producto “cool” a una experiencia “cool”. Para la Generación Z haber crecido en una época fuertemente marcada por la incertidumbre económica se traduce en un mayor apego al ahorro y al deseo de tener su propia casa, sin alquileres de por medio, en el futuro.

3. La prensa online es la principal fuente informativa de los millennials, los centennials se decantan, en cambio, por las redes sociales

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por Reuters Institute, la principal fuente informativa de los millennials son los medios online, mientras que la Generación Z elige de manera preponderante los social media a la hora de informarse. Las fuentes informativas más populares entre los adolescentes son Facebook, YouTube y Twitter, mientras que la Generación del Milenio opta por webs informativas como Buzzfeed y The Guardian.

4. Para los millennials los tatuajes son una expresión de su propia creatividad, que los centennials prefieren canalizar de manera más conservadora

El 38% de los millennials tiene entre uno y seis tatuajes, según una investigación de Pew Research. La mitad luce entre dos y cinco tatuajes en el cuerpo y el 18% seis o más. En la querencia de la Generación del Milenio por los tatuajes han influido mucho las “celebrities” y los influencers. Sin embargo, a la Generación Z, mucho más conservadora en lo referente al “body art”, los tatuajes no le hacen tanto tilín. Y huye además de las drogas y la ingesta masiva de alcohol (síntomas propios de la rebeldía juvenil).

5. La universidad precede al trabajo en el caso de los millennials, entre los centennials cambian las tornas

El 63% de los millennials tiene un grado universitario, de acuerdo con un estudio de Millennial Branding. Esta proporción desciende, no obstante, en el caso de los centennials, que cuestionan el valor de la educación universitaria debido a su elevado coste y a los pocos resultados que reporta ésta en términos de éxito laboral. A diferencia de la Generación del Milenio, para la que el paso por la universidad es un “must”, la Generación Z prefiere pertrecharse de habilidades (que no necesariamente echan raíces en los estudios superiores).

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir