Tendencias

"Tropezones" laborales potencialmente mortales

5 errores que están poniendo su carrera profesional a los pies de los caballos

Abrirse paso en el universo profesional (y no ser expulsado de allí a la primera de cambio) es una auténtica carrera de fondo donde cualquier traspié, por nimio que pueda parecer a simple vista, se paga caro, muy caro.

Tropezones profesionales hay muchos, pero estos que disecciona a continuación Inc. son motivo de severísimas “lesiones” capaces de dejar completamente fuera de juego a quienes los cometen. Si no quiere ver “dislocada” (quizás para siempre) su carrera profesional, evite estos errores:

1. Pecar de poco ambicioso
Enfrentados a una entrevista laboral, son muchos quienes son víctimas del denominado “síndrome del impostor”, un síndrome que es consecuencia directa de años de adoctrinamiento por parte de instituciones educativas, sociales y parentales que enarbolan la bandea del autoritarismo. Con el autoritarismo firmemente incrustado en su ADN, los candidatos a un puesto de trabajo caen atrapados en las redes de la desconfianza y fracasan estrepitosamente a la hora de venderse a sí mismos (que es vital en una entrevista de trabajo).

2. Decir “no” a uno mismo
A menudo, y convencidos de que sus características no se ajustan a la oferta de trabajo que tienen delante, muchos candidatos la dejan pasar de largo. La falta de confianza, convenientemente conchabada con la “autodiscriminación”, impide que quienes son en realidad buenos profesionales alcancen la grandeza profesional. Muchos olvidan que la búsqueda de trabajo en como la guerra y que en la guerra, como cualquier contienda, no hay reglas. En ocasiones los mejores candidatos pierden la guerra porque no saben danzar al son (plagado de triquiñuelas) que es la búsqueda de trabajo.

3. No comprender el actual proceso de búsqueda de empleo
Antaño en el proceso de búsqueda de empleo se daban cita cuatro etapas: buscar ofertas, suscribirse a tales ofertas, esperar el feedback por parte de la empresa y hacer una entrevista. En los tiempos digitales que corren el proceso de búsqueda de empleado ha cambiado por completo y se rige por cuatro nuevas etapas: crear documentos de branding personal (donde el currículum es sólo uno de los documentos), manejar con suma maestría el “networking” en LinkedIn, saber tratar con las diferentes personas involucradas en el proceso de selección, y negociar.

4. Ser aprendiz de todo y oficial de nada
Uno de los problemas más peligrosos que acechan a quienes se embarcan en la búsqueda de empleo es convertirse en candidatos generalistas (que lo mismo valen para un roto que para descosido). Las empresas ya no quieren soldados dispuestos a acometer cualquier acción con tal de recibir a fin de mes un salario más o menos digno. Desean expertos con un conocimiento absolutamente excelso del nicho que han decidido hacer suyo en el universo laboral.

5. No mirar más allá del dinero
Algunos profesionales trabajan única y exclusivamente con el dinero en mente, y obsesionados con el peculio se quedan completamente huérfanos de sentido y de pasión en el ejercicio de su profesión. Y sin pasión se abren las grietas de la codicia, la corrupción y el fraude. Unas grietas que pueden acabar por destruir la cultura empresarial en su conjunto.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir