Tendencias

El 2018, la oportunidad para las marcas de sumarse al movimiento femenino

5 formas de hablar el lenguaje femenino en el año de las mujeres

5 formas de hablar el lenguaje femenino en el año de las mujeresA lo largo del último año mucho la voz de las mujeres en la sociedad se ha alzado más que nunca. Desde la marcha femenina que tuvo lugar en Estados Unidos a comienzo de año hasta la creación del movimiento Me Too para denunciar el acoso en la industria del entretenimiento pero que se ha extrapolado a todos los ámbitos.

Hoy se puede decir que el 2017 ha sido el año de las mujeres y, el 2018, este fenómeno no hará más que ganar fuerza. El sexo femenino ha demostrado ser de todo menos débil, dando buena cuenta de que la unión hace la fuerza. Y esta fuerza ya no hay quien la pare.

Dirigirse a este segmento de la población que ha ganado tanta influencia será crucial para las marcas en este nuevo año en el que quedarse al margen de lo que está sucediendo en el mundo no es una opción.

Pero, ¿cómo conectar con esta nueva generación de mujeres sin miedo, capaces, empoderadas y más libres que nunca?

Elizabeth Paul, senior vice president of strategy de MullenLowe Boston ofrece en Fast Company, 5 maneras para las marcas de hablar este nuevo lenguaje.

1. El silencio no es una opción
Hartas de asumir el rol de niñas buenas que esperan sentadas a que el mundo que está a su alrededor ponga en marcha el cambio, las mujeres han tomado las riendas de su presente y de su futuro.

Las marcas deben andar con pies de plomo si no quieren despertar la ira de un grupo empoderado y dispuesto a llevarse por delante la reputación de cualaquier compañía que se atreva a tratarlas como objetos.

Audi o Billabong ya lo han vivido en sus propias carnes. El boicot hacia estas marcas por campañas tachadas de sexistas ha sido notable a través de las redes sociales. Un error que, sin duda, les puede salir muy caro. No sea la siguiente de la lista.

2. Un compromiso real
Dice el dicho que se coge antes a un mentiroso que a un cojo y en la era de las búsquedas, pillar a las marcas en un renuncio está a un clic de distancia.

Comprometerse con una causa está muy de moda. La exigencia del público hacia las compañías ha obligado a muchas empresas a apoyar causas de diversas índoles.

Y, aunque los beneficios a nivel de reputación son obvios, puede convertirse en un arma de doble filo si la acción solo se lleva a cabo de cara a la galería.

3. Primero, lavar los trapos sucios en casa
Aunque a raíz del movimiento Me Too la industria hollywoodiense ha estado en el disparadero, lo cierto es que el acoso y la desigualdad salarial y laboral se extienden a otros muchos sectores del mercado. Entre ellos, la publicidad.

No han sido pocos los debates y conferencias en los eventos más importantes de la industria en los que las mujeres y sus derechos han sido el foco.

La reivindicación por el reconocimiento del trabajo femenino, la importancia de incluir a más mujeres en puestos directivos o su mayor presencia en festivales, ha sido recurrente.

Sin embargo, seguimos viendo equipos creativos en los que la masulinidad se impone, jurados de importantes festivales compuestos exclusivamente por hombres e incluso agendas de ponencias en las que entre las decenas de participantes, las mujeres se pueden contar con los dedos de una mano.

Es hora de lavar los trapos sucios en casa hablando menos y haciendo más.

4. Apoyar el liderazgo femenino
Cambiar las cosas requiere acción. Para ello, un primer paso es dar un mayor acceso a las mujeres a los puestos de mando en los que, por cierto, se ha demostrado son más efectivas.

Y conseguirlo dependerá de que los hombres que ocupan altas posiciones dentro de las empresas se unan al cambio y entiendan, de una vez por todas que esta nueva generación de mujeres no se resigna.

Impedir o limitar la promoción interna de las féminas no solo hará que terminen por abandonar el barco, sino que además dejarán a la compañía sin el talento que necesitan.

5. La creatividad femenina, en primera línea
Las quejas sobre la falta de talento en la industria se han repetido hasta la saciedad. Sin embargo, encontrarlo quizá dependa de cambiar la perspectiva y pensar en clave femenina.

Hay cientos de miles de mujeres que rebosan talento dentro de la industria creativa, merecedoras de reconocimiento y capaces de marcar la diferencia.

Darles la oportunidad de hacerlo quizá de un giro a una industria que presume de progreso pero que, en realidad, sigue igual de anquilosada que hace 50 años.

La sordera masculina sigue predominando en agencias y marcas pero, en este 2018, la voz de las mujeres sonará alto y claro. Porque ellas ya no esperan a que cambien las cosas, ellas son el cambio.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir