Tendencias

5 razones por las que la creatividad se da a veces cabezazos contra la pared (del fracaso)

creatividadLas personas que se jactan de ser creativas son también terriblemente frágiles. Cuanto más se dejan la piel alumbrando ideas, más duro les resulta después el “batacazo” cuando esas ideas se topan (lamentablemente) de bruces con el fracaso.

El fracaso y la creatividad son en realidad uña y carne (y no hay nada de malo en ello). Cada revés es un aprendizaje y el aprendizaje es un nutriente esencial para dar alas a la creatividad.

No obstante, y aun a sabiendas de que la creatividad no puede (ni debe) escapar de las garras del fracaso, nunca está de más poner nombres y apellidos a las principales razones por las que las personas creativas fracasan. A continuación, y de la mano de Creative Bloq, diseccionamos algunas de esas razones:

1. Están excesivamente centradas en la industria en la que se desenvuelven
Sucede muy a menudo que los “copywriters” (fundamentalmente los más jóvenes) saben mucho más sobre el universo publicitario y la galaxia “festivalera” a él adosada como una lapa que sobre el arte de escribir. Y eso les impide mirar más allá de la industria publicitaria, un error monumental porque la creatividad, para crecer, debe salir de su zona de confort y aventurarse en nuevos mundos.

2. Se toman a sí mismas demasiado en serio
Para las personas creativas no tomarse a sí mismas demasiado en serio es una tarea que se les hace habitualmente cuesta arriba. ¿Cómo no tomarse en sí mismas en serio si la creatividad es no sólo su marca personal sino también lo que les da de comer? Sin embargo, la creatividad, cuando está excesivamente encorsetada, tiene a “taponarse”. Para dejarla fluir libremente lo mejor es tomarse la creatividad como un juego y engendrar ideas utilizando como faro nuestro instinto y nuestra pasión.

3. No tienen vida (creativa) más allá de su trabajo
La creatividad debe cultivarse no sólo en el trabajo sino también fuera. Si no plantamos su simiente en todos y cada uno de los recovecos de nuestras vidas, es muy probable que ésta se seque y deje de echar brotes verdes. Podemos abonar nuestra creatividad fuera del entorno laboral de muchísimas maneras, publicando posts de vez en cuando en Instagram, por ejemplo, y también escribiendo un blog.

4. No aprenden de sus fracasos
Las personas creativas son en ocasiones tremendamente testarudas y, fieles a sus ideas, las siguen al fin del mundo (estrellándose una y otra vez contra ellas). La creatividad es terreno abonado para el error, pero del error hay que aprender (de lo contrario, estaremos perdiendo el tiempo).

5. No escuchan
Para los creativos es esencial tener los oídos muy abiertos y escuchar tanto a sus colegas de profesión (y a sus críticas) como a los consumidores, que son al fin y al cabo los receptores finales de su trabajo. Los creativos que trabajan como una suerte de ermitaños y no permiten que nadie ose profanar sus ideas con sus comentarios tienen muchísimas papeletas para vérselas frente a frente con el fracaso.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir