Tendencias

Por qué apostar por la fotografía para sorprender en eventos

5 razones por las que la experiencia fotográfica en eventos no es (solo) postureo

En la era de lo visual en la que cada vez son más los consumidores dispuestos a conseguir la mejor foto, cueste lo que cueste, las marcas no pueden quedarse al margen de esta tendencia.

Ofrecer a los usuarios experiencias nuevas, originales y, a poder ser, visuales, garantizan a las compañías, el favor inicial de su audiencia.

Sin embargo, para sorprender al público en un momento en el que la saturación de fotografías es más que evidente en el mundo social digital, no basta con impactarle a través de un post, un vídeo o un mensaje en redes sociales, sino que hay que ir un paso más allá.

Para dejar realmente patidifusos a los usuarios, las marcas deben trasladar las experiencias más visuales al mundo real, al offline en el que puedan disfrutar del contacto con la marca, interactuar con ella y convertirse en fieles seguidores.

Una buena manera de conseguirlo es a través de la celebración de eventos en los que sean los pequeños detalles marquen la diferencia.

No hay nada que guste más al público que un “sarao” en el que puedan compartir, experimentar, aprender y divertirse en compañía y, sobre todo, mostrándoselo al mundo.

Por ello, ofrecerles la posibilidad de hacerse fotos instantáneas, a través, por ejemplo, de cabinas de fotomatón, con adornos, disfraces, accesorios o productos de la marca, hacen no solo que vivan un momento inolvidable a nivel personal, sino también que repercuta positivamente en las compañías.

Le mostramos 5 razones por los que apostar por incluir una experiencia fotográfica en su evento no es (solo) cuestión de postureo.

1. Ofrece una experiencia única
Los productos materiales ya no captan la atención del consumidor. Si lo que realmente quiere es generar engagement, ganarse su fidelidad y, hacerse con su bolsillo, será mejor dejar de lado la razón y apostar por la emoción.

La única manera de proporcionarle sensaciones y emociones al público es creando vivencias diferentes capaces de dejar una huella perdurable en el tiempo que, sin duda, las fotografías ofrecen.

2. Es pura personalización
Además de apostar por nuevas formas de captar la atención de la audiencia, con iniciativas sorprendentes y originales, es necesario aportar ese toque de personalización que tanto demandan los consumidores.

Las fotografías y, sobre todo, servicios como los de compañías como Soyfotomatón, ponen a disposición de las marcas un enorme abanico de posibilidades de personalización fotográfica.

Imprimir las fotos desde los dispositivos móviles y añadir logos, mensajes, comentarios o iconos con una calidad excepcional son pequeños detalles que crean grandes eventos.

3. Mejora (y mucho) la imagen de marca
Aunque el consumidor es cada vez más exigente y no duda en castigar a las marcas públicamente cuando meten la pata, también es justo, y sabe reconocer el trabajo bien hecho.

Por ello, apostar por la fotografía como parte de la experiencia en un evento no es solo cosa de diversión, sino también de estrategia.

Y es que el sabio consumidor nunca olvida una marca, sobre todo cuando añade valor a lo más preciado que tiene: su tiempo.

4. Crea una huella imborrable
La huella, no solo física, que dejan las fotografías de los eventos en los asistentes, es una forma de que a largo plazo el consumidor vuelva una y otra vez a la marca de manera inconsciente y natural.

Forzar el mensaje, el contacto o la interacción nunca es una buena idea para ganarse la confianza del público en el tiempo.

Se trata, más bien, por optar por un acercamiento voluntario y progresivo atraído por experiencias profundas de marca.

Esto es, sin duda, una carrera de fondo pero en la que el resultado compensa el arduo recorrido.

5. Convierte al consumidor en prescriptor
Cuando una marca mima a su público brindándole experiencias únicas, que le aportan valor y generan recuerdo de marca, el consumidor se convierte por sí solo en un auténtico creyente.

Y con esto nos referimos a prescriptor. Las experiencias que más disfrutan los consumidores son las que querrán compartir con el mundo a través de su pequeño altavoz, es decir, las redes sociales.

Este canal ofrece una vía de comunicación para la marca en la que son los usuarios los que destacan sus virtudes y la recomiendan.

Y como una imagen vale más que mil palabras, dé al público fotografías y ellos solos se encargarán de crear el mejor de los mensajes.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir