líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

5 razones por las que los usuarios omiten los anuncios (y su marca sin saberlo)

Cuando vemos la televisión y llega el momento de la publicidad todo el mundo se levanta y aprovecha para ir al baño, picar algo, mirar el móvil o hacer cualquier cosa que no implique ver los anuncios. En el entorno digital la situación no difiere mucho como demuestran las crecientes cifras de ad blockers.

Los anunciantes se encuentran inmersos en una cada vez más cruenta batalla por captar la distraída y nada interesada en su publicidad atención de los consumidores. Pero, ¿por qué estos omiten los anuncios?

Vemos como las agencias trabajan sin descanso para presentar de forma cada vez más creativa los anuncios. Pero nada parece ser efectivo. ¿Cuáles son los factores que nos llevan a obviar e intentar evitar la publicidad?

Para intentar responder a estas cuestiones hemos puesto el foco en el estudio realizado por Unruly en colaboración con el King’s College de Londres y la Kent State University.

A nadie sorprenderá que la duración de los anuncios tiene una influencia notable a la hora de captar o rechazar nuestra atención. Pero se han determinado una serie de conclusiones bastante interesantes que todos los anunciantes deberían tener en cuenta y que a continuación le ofrecemos:

1. Las personas felices no nos gustan

Si es de los que piensa que las personas felices en publicidad son el mejor reclamo está muy equivocado. Ver personas extremadamente felices durante los primeros cinco segundos de un anuncio puede resultar molesto, especialmente si no estamos atravesando nuestro mejor momento.

2. Mejor si el anuncio produce una respuesta emocional

Los anuncios que generan una respuesta emocional intensa resultan más atractivos. Lo que siempre debemos evitar es hacer reír o llorar al espectador durante los primeros cinco segundos porque esto les impide procesar la información, lo que se traduce en distracción.

3. Cuidado al mostrar su marca

Los consumidores saben cuál es su marca y no necesitan verla de forma constante en el anuncio. Y mucho menos al principio. Esto no se aplica a elementos relacionados con la marca como los colores.

4. Nada de anuncios no convencionales

A los consumidores les irrita la publicidad y mucho más si no son capaces de identificarla como tal.

5. Evite demasiada acción

Está muy equivocado si piensa que un anuncio cargado de acción va a conseguir mantener la atención del espectador. Este quiere llegar al contenido deseado y huye de que la publicidad intente exigirle capacidad intelectual y, demasiados movimientos, hacen que tengamos que estar concentrados.

 

Leroy Merlin también se muda al centro de la ciudadAnteriorSigueinteLa SD Huesca reta a su afición a tatuarse a cambio de un abono

Noticias recomendadas