Tendencias

Adaptando el liderazgo al teletrabajo

5 virtudes que deben atesorar los líderes en la era del "home office"

La serenidad, la empatía, la ambición, la curiosidad y la generosidad son las 5 virtudes más importantes que deben hacer suyas los líderes en los tiempos que corren.

 

home office

Autor de la imagen: Jonathan Quintin

El "home office" (ese por el que muchos no daban un duro hasta hace bien poco) se ha convertido en la norma en la mayor parte de las empresas como consecuencia del coronavirus.

Sin embargo, el súbito cambio al teletrabajo (los acontecimientos no han permitido lamentablemente que haya la transición adecuada) han inoculado también elevadas dosis de confusión entre los empleados, que se sienten en muchos casos aterrados por su propio futuro.

En momentos inciertos como los actuales es más importante que nunca la figura del líder, que debe saber afrontar los cambios, despejar eventuales inquietudes del horizonte y liderar a su equipo de manera remota sin comprometer en ningún caso su engagement y su moral.

De acuerdo con la consultora de recursos humanos Hogan Assessments, estas son las 5 principales virtuales que debe alojar en sus entrañas un buen líder en la nueva era laboral (y necesariamente virtual) inaugurada por el COVID-19:

1. Serenidad

A la luz de los miedos que han permeado con inusitada fuerza en tantísimos empleados como consecuencia de la pandemia, es vital que los líderes actúen con suma calma y prudencia. ¿El objetivo? Motivar a los empleados para que trabajen con normalidad y cortar las alas al pánico.

Menguar de manera proactiva las incertidumbres a fin de procurar la dirección adecuada a los trabajadores es esencial para no parecer ausente en la distancia.

2. Empatía

La empatía implica tacto, un estilo de comunicación muy concreto y habilidad para saber mantener las relaciones (aun habiendo unos cuantos kilómetros de por medio).

Puesto que nos todos los empleados están en el mismo barco cuando teletrabajan, es esencial que sus jefes se tomen la molestia de conocer la personalidad, el estado de salud y las circunstancias personales de todos y cada uno de ellos.

Los trabajadores que se acaban de incorporar a la plantilla necesitan particularmente apoyo e interacciones por parte de sus superiores y sus colegas a fin de no sentirse aislados.

Es importantísimo que los líderes adopten una actitud responsiva y que escuchen cuidadosamente las preguntas y las preocupaciones de sus empleados para tratar de bloquear sus sentimientos de soledad y agobio.

3. Ambición

El "home office" puede ser sumamente desalentador para algunos empleados, que pueden sentirse huérfanos de guías específicas para acometer sus tareas diarias.

Todo ello puede acabar degenerando en un auténtico caos con jornadas laborales poco definidas y productividad recortada en suma medida.

En este sentido es muy importante que los líderes inviertan tiempo y energía redefiniendo actividades, objetivos y fechas tope.

Por otra parte, puesto que el teletrabajo hace más difícil poner números contantes y sonantes a la productividad, es vital que los líderes pongan el foco en los resultados y en el trabajo solapado a tales resultados.

4. Curiosidad

Los líderes deben estar necesariamente abiertos en estos momentos a las nuevas herramientas y tecnologías. Al fin y al cabo, trabajar desde casa requiere de un nuevo enfoque a la hora de emprender tareas y procesos. Las reuniones con los compañeros se convierten en videoconferencias y las preguntas rápidas acaban tomando la forma de mensajes instantáneos.

La curiosidad y la creatividad son esenciales a la hora de levantar los cimientos de nuevos métodos virtuales de trabajo.

5. Generosidad

Un buen líder debe ser dueño de un pizca de generosidad. No en vano, en estos momentos el bienestar de sus empleados debe ser para él su máxima prioridad.

En tiempos de crisis los líderes deben procurar apoyo a su subordinados y actuar como enlace para ellos si es necesario.

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir