Tendencias

7 maneras de decir buenos días (con alegría) a la productividad

productividad¿Cómo son habitualmente sus mañanas? Si es usted de los que presiona una y otra vez el botón "snooze" de su despertador y le cuesta Dios y ayuda despegarse de los brazos de Morfeo, probablemente tenga muchísimos problemas para levantarse de la cama con la productividad en modo "on".

La productividad es una carrera de fondo que se trabaja desde que nos levantamos de la cama hasta que volvemos a ella para entregarnos, una vez más, al necesario (y reparador) sueño.

Si quiere comenzar el día con la productividad por las nubes y tenerla activada (en la medida de lo posible) durante un mínimo de 8 horas, le recomendamos que siga los consejos que propone a continuación Businesss News Daily:

1. Prepare su almuerzo con suficiente antelación
Por la mañana temprano tenemos muchísimas tareas por delante y estamos involucrados en una actividad absolutamente frenética. Razón de más para intentar reducir al mínimo nuestra lista de tareas “mañaneras”. Una buena manera de disminuir el estrés asociado a nuestros hábitos matutinos es acostumbrarnos a preparar el almuerzo la noche anterior y, si es posible también, depositarlo en un tupper para que a la mañana siguiente lo único que tengamos que hacer sea abrir la nevera, coger nuestra comida y salir por la puerta.

2. Planifique sus “outfits” la noche anterior
Otra manera de reducir nuestra larga ristra de responsabilidades “mañaneras” es preparar con suficiente antelación la ropa que vamos a enfundarnos por la mañana. Decidir lo que nos vamos a poner puede llegar a ser una tarea tan frustrante como extenuante, por lo que una buena idea es elegir “outfit” por la noche, cuando no tenemos afortunadamente la prisa en los talones.

3. Espere (un poco) a mirar la bandeja de entrada de su email
Ojear la bandeja de entrada de nuestro email nada más levantarnos puede “matar” más que activar nuestra productividad. ¿Por qué? Porque enfrentarnos cara a cara con nuestro correo electrónico es una tarea reactiva, no proactiva, y no es definitivamente la mejor manera de empezar el día. Lo mejor es dejar esta tarea para algo más tarde, para cuando estemos ya en la oficina.

4. Apague el despertador
Despertarse con el horrible soniquete del despertador resonando en nuestros oídos es una experiencia miserable (y hasta traumática). Por eso, algunas personas están arrojando a la basura los despertadores de toda la vida para reemplazarlos por despertadores menos agresivos que utilizan la luz y el sonido (de tipo de gradual) para despegar de las sábanas a sus usuarios. Otra buena alternativa son apps como Sleep Cycle, que rastrea los patrones de sueño del usuario tomando como base sus movimientos.

5. Haga algo de ejercicio
El ejercicio tiene muchísimos beneficios tanto para nuestra salud física como mental. Practicar ejercicio por la mañana es particularmente beneficioso porque aumenta nuestros niveles de energía y da fuelle además a nuestras endorfinas. ¿El resultado? Estamos más despiertos y nuestra mente funciona además con claridad, lo cual se deja notar en nuestra productividad.

6. Tome un desayuno energético
El desayuno es la comida más importante del día y puede ayudarnos sobremanera a ser más productivos a lo largo del día. Para llenar hasta los topes nuestra “batería” productiva, demos ingerir desayunos ricos en vitamina B como la avena, los aguacates, los plátanos y la piña.

7. Planifique sus objetivos diarios
Apuntar en una lista las tareas que nos aguardan a lo largo del día puede ser sumamente beneficioso en términos de productivos. Eso sí, no conviene convertir esa lista en una lista absolutamente interminable. Lo mejor es que sea concisa. Si es demasiado prolija, puede llegar a cercenar nuestra productividad.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir