Tendencias

7 motivos por los que los empresarios se frotan las manos ante la inteligencia emocional

inteligencia-emocionalEn esta era de Big Data y tecnología en la que nos encontramos inmersos las emociones se han convertido en nuestro mejor aliado a la hora de hacer llegar nuestros mensajes a los nuevos consumidores.

De acuerdo a los datos ofrecidos por el World Economic Forum's Future of Jobs Report, en 2020 la inteligencia emocional se presentará como una de las habilidades más demandadas por las empresas a la hora de buscar empleados. Puede que ese futuro en el que los robots dominan el mundo continúe formando parte únicamente de la ciencia ficción (para alegría de muchos).

Lo cierto es que a lo largo de los últimos años la importancia de la inteligencia emocional ha ido aumentando en el mundo empresarial, situándose en algunos casos por encima de las capacidades técnicas.

Un reciente informe elaborado por Career Builder en base a entrevistas a 2.600 directores de recursos humanos, señala que el 71% de los mismos considera la inteligencia emocional como una capacidad fundamental a la hora de contratar empleados. El 75% sitúa esta característica como elemento indispensable para la promoción de un trabajador dentro de la compañía.

Es tal su importancia que el 59% de los participantes ha declarado que han dejado escapar profesionales con altos coeficientes intelectuales porque su inteligencia emocional era prácticamente inexistente según recogen desde fastcompany.com.

Pero, ¿por qué está experimentando un auge de estas características? Vamos a ver un total de siete características que hacen que las personas con altas dosis de inteligencia emocional se estén convirtiendo en uno de los recursos más valiosos para las compañías.

1. Manejan de mejor forma la presión

Trabajar bajo estrés requiere un alto control de las emociones. Las personas que reportan una buena inteligencia emocional son capaces de gestionar de forma más óptima ese “termómetro interno” por lo que no se dejan dominar por sus niveles de estrés.

Vivimos en un mundo donde los avances tecnológicos y tendencias son cada vez más rápidos por lo que estar al día de todo lo que sucede resulta prácticamente imposible. Razón por la que los niveles de estrés son cada vez más altos en un mayor número de profesiones por lo que cada vez se demandan más personas capaces de controlar este tipo de situaciones.

2. Comprenden mejor y saben trabajar en equipo

El trabajo en equipo y la cooperación entre los distintos departamentos de una compañía son cada vez más importantes. Algo que requiere que tengamos una mente abierta dispuesta a escuchar distintos puntos de vista y arrimar el hombro junto al resto de compañeros.

Las personas con altos niveles de inteligencia emocional son capaces de entender mejor a sus semejantes lo que les permite trabajar en equipo sin problema. Dos puntos a su favor a la hora de ser contratados.

3. Saben escuchar

A todos nos gusta que nos escuchen y comprendan. Pero lo cierto es que se trata de una capacidad que brilla por su ausencia en muchas ocasiones. Aquellos que pueden presumir de contar con una inteligencia emocional por encima de la media han sido dotados además de la capacidad para escuchar.

Una fotografía a la que tenemos que sumar que recogen de mejor forma las emociones de los demás a través de elementos como la voz o el lenguaje corporal lo que puede resultar de gran ayuda para el mencionado trabajo en equipo.

4. Más abiertos a la retroalimentación

Una retroalimentación oportuna y honesta resulta esencial para el desempeño de nuestro trabajo. Especialmente en los momentos de crisis. Las personas con inteligencia emocional se caracterizan por ser más abiertos y estar menos a la defensiva (sobre todo cuando se trata de críticas).

5. Son empáticos

Estamos ante individuos que son capaces de utilizar su sensibilidad para construir confianza y cohesión. Elemento fundamental a la hora de las disputas internas y de equipo para poner un punto de unión.

6. Ejemplos a seguir

Una de las ventajas de la inteligencia emocional que ya hemos visto es que nos ayuda a controlar de forma más efectiva los niveles de estrés. Habilidad que además se traduce en templar los nervios y saber enfrentarse a situaciones complicadas con un punto de vista más calmado. Factor muy valorado por el resto de miembros del equipo por lo que muchos les toman como ejemplo.

7. Reflexivos

Son capaces de contar con distintas visiones sobre un mismo tema por lo que no toman decisiones a la ligera. Analizan todos los detalles y reflexionan antes de emitir su juicio.

¿Aún se sigue preguntando por qué las empresas están apostando cada vez más por la inteligencia emocional?

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir