Tendencias

7 predicciones para el futuro de los creativos

La adopción de las nuevas tecnologías ha traído algún que otro quebradero de cabeza a los creativos profesionales llegando, en ocasiones, a ser un obstáculo en sus carreras, gracias a la creación de concursos en los que puede participar cualquiera, las atribuciones poco adecuadas para los creativos online o los servicios ineficientes para gestionar sus carreras.

Aunque los últimos cambios producidos en la tecnología podrían favorecer a los creativos profesionales y, por ello, Scott Belsky, de Behance, ha publicado en The99Percent sus 7 predicciones sobre lo que cree que ocurrirá en la comunidad creativa en los próximos años.

1. La era de la distribución de la producción creativa está por llegar
El futuro de las agencias de publicidad consistirá en directores de cuentas, administrativos y un equipo que dirija la dirección creativa. La producción creativa, en cambio, estará distribuida entre distintas personas y equipos repartidos por todo el mundo y que sean los mejores en su categoría. Algo similar podría ocurrir con los departamentos de marketing y otro tipo de profesiones creativas.

Gracias a la creación de redes online y a las nuevas herramientas es posible motivar a los creativos manteniendo, al mismo tiempo, su independencia. Hay que tener en cuenta que estos talentos profesionales, en esta era, ya no necesitan trabajar para una agencia, necesariamente, por lo que podrán trabajar independientemente, bajo sus propias reglas, y esto también beneficiará a las compañías y los clientes.

2. La contribución del público estará obsoleta
Las primeras iniciativas que buscaban la colaboración del público fueron bastos concursos para salir del paso, y estas llamadas a la aportación de ideas de cualquiera ha acabado por perjudicar a todos. Además, la falta de remuneración adecuada, ha hecho que la gente se sienta menos comprometida con estos trabajos, haciendo que la calidad de la creatividad sufra, afectando también el nombre de la profesión.

Ahora la gente está empezando a darse cuenta de esta situación, los profesionales empiezan a evitar este tipo de concursos y se están creando nuevos modelos más adecuados, como diseños basados en las ideas del público, pero asegurándose de que aquellos que contribuyen son pagados por ello, o con la creación de grupos en los que se encuentren grandes talentos creativos.

3. La “masa” determinará la calidad
La distribución de la producción creativa empieza con buscar los mejores talentos, estén donde estén. Para medir la calidad de estos talentos hay que ayudarse de la comunidad, con herramientas como Digg o los botones “me gusta” de Facebook. Ahora es posible determinar la calidad de cualquier tipo de contenido en base a un consenso de las comunidades.

Pero esto no es suficiente, hay que tener en cuenta que no merece la misma valoración la opinión de un profesional o experto que la de una persona cualquiera, por tanto, es la “masa creíble” la que dará a los creativos de todo el mundo la oportunidad de darse a conocer en base a la calidad de su trabajo.

4. Un nuevo género publicitario para educarse
Ahora que las marcas están en manos del público, es necesario un nuevo género publicitario más auténtico y educativo; y las empresas tendrán que encontrar la manera de hacerse con esa “masa creíble”.

No son los departamentos de marketing corporativo los que hagan el cambio, sino que las agencias de publicidad empezarán a experimentan con nuevas formas publicitarias que ofrezcan una visión más profunda para los espectadores.

5. Ahora los portafolios estarán conectados
En la última década, los portafolios físicos, tan caros y pesados, empezaron a sustituirse por páginas web, en las que los creativos podrían actualizar los contenidos en cualquier momento. Pero aunque eran más efectivas, todavía era necesario invitar a la gente a que entrara a visitar la página. Ahora, el éxito de las redes sociales y profesionales parece estar cambiando esto, permitiendo a los creativos publicar links hacia su página y esperando a que la persona adecuada entre.

Pero es posible que en el futuro se dé un paso más y se creen portafolios conectados, haciendo que los proyectos se publiquen en el portafolio personal, pero también en otras galerías y redes de toda la web. Se trata de una herramienta que permite diseminar el trabajo de los creativos por toda la web, pero manteniendo los trabajos bajo el control del profesional.

6. Colectivos creativos y asociaciones mediáticas
El problema de las asociaciones y las páginas web que sólo se dedican a un ámbito es que no ayudan a la creación de colaboraciones entre disciplinas. Si se aumenta la distribución de la producción creativa y los profesionales independientes, se hará imprescindible la conexión y colaboración entre los creativos de distintas áreas. Por ello, las páginas web y los blogs serán multidisciplinares y los profesionales de distintos campos compartirán estudios y acuerdos.

7. El trabajo se mostrará de forma más privada
La tendencia exhibicionista de los creativos empezará a cambiar y el hábito de mostrar el trabajo para conseguir un feedback del público evolucionará. Aunque seguirá siendo importante el intercambio de opiniones, en el futuro se harán de una forma más privada y con participantes elegidos cuidadosamente. De esta forma, el nivel de críticas constructivas aumentará, aportando comentarios con más profundidad y sustancia. Además, ayudará a aquellos clientes que no quieren que sus proyectos se muestren al público antes de estar terminados.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir