Tendencias

A estos clientes los creativos no pueden verles ni en pintura

8 clientes (infernales) que habitan en las peores pesadillas de los creativos

En su día a día laboral quienes se desenvuelven profesionalmente en la arena de la creatividad tienen que hacer frente a muchísimos retos y muchos de esos retos están estrechamente relacionados con aquellos que paradójicamente les dan de comer: los clientes.

Los creativos se topan con decenas de clientes difíciles en el ejercicio de su profesión y cada uno de ellos es un mundo, si bien la mayor parte de tales clientes se ajustan a las 8 tipologías que disecciona GetCRM en la siguiente infografía:

1. El experto en diseño
Este cliente tiene el pleno convencimiento de que tiene un don natural para el diseño y por eso cree que sus sugerencias son auténticas joyas capaces de aumentar (hasta el infinito y más allá) la calidad de los proyectos encomendados a los creativos.

2. El indeciso
El cliente indeciso cambia constantemente de opinión y tiene la mala costumbre de contradecirse a sí mismo en cada frase que pronuncia.

3. El tirano confundido
Este cliente contrata los servicios de un creativo para encomendarle un trabajo que se supone que no sabe hacer (porque no es un experto en la materia). Sin embargo, no puede evitar decir al creativo cómo tiene que hacer su trabajo.

4. El fantasma
El fantasma arroja proyectos en manos de los creativos, desaparece (para no volver en mucho tiempo) y deja a quienes ha contratado totalmente huérfanos de dirección y de “feedback”.

5. El “cagaprisas”
Para este tipo de cliente todo, absolutamente todo, es una emergencia. Y no duda en llenar la bandeja de entrada de los creativos con múltiples emails “urgentes” a lo largo del día.

6. El galimatías
En la cabeza de este tipo de cliente el “feedback” que hace llegar al creativo está meridianamente claro. En la cabeza del creativo su “feedback” es tan abstruso como abierto a todo tipo de interpretaciones.

7. El visionario sin blanca
El presupuesto (minúsculo) de este cliente es inversamente proporcional a sus (enormes) expectativas.

8. El “workaholic”
Este cliente tiene la mala costumbre de vivir para trabajar y cree que los demás deben trabajar también las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir