Tendencias

Estos fallos ponen a la productividad la soga al cuello

9 pecados que comete en nombre de la productividad durante los diez primeros minutos del día

Durante los 10 primeros minutos del día, lo más importantes quizá de nuestra jornada laboral, pronunciamos el nombre de la productividad en vano cometiendo estos errores.

productividadEstamos en enero y como casi siempre por estas fechas muchos hacen propósito de enmienda y se proponen pulir aquellos aspectos de sus vidas más renqueantes y susceptibles potencialmente de mejoras.

Entre los propósitos de año nuevo de mucha gente figura muy arriba en la lista la productividad, esa que si practicamos de la manera adecuada mejora ostensiblemente nuestro bienestar en el trabajo.

A la hora de hincar el diente a la productividad (y sacar a ésta todo su jugo) las mañanas desempeñan un rol absolutamente determinante. La manera en que comenzamos el día marca en buena medida el devenir del resto del día.

¿El problema? Que durante los diez primeros minutos de nuestra jornada laboral cometemos a menudo errores que lastran nuestra productividad durante el resto del día. Resume.io disecciona alguno de estos errores (los más flagrantes) en esta infografía:

1. Ingerir café entre las 8 y las 10 de la mañana

Beber café nada más inaugurada la jornada interfiere con el momento en que el cortisol, la hormona del estrés, alcanza sus cotas más altas en el organismo. ¿El resultado? Que el estrés se dispara. Para mantener en niveles más o menos bajos nuestros niveles de estrés es recomendable posponer la ingesta de café a los periodos comprendidos entre las 10 y las 12 de la mañana y las 2 y las 5 de la tarde.

2. No vaciar la cabeza antes de acometer las tareas que tenemos por delante

Alojar en la cabeza mucha información nos hace sentir que controlamos la situación (aunque no lo hagamos en realidad). En este sentido es aconsejable llevar siempre una libreta a mano para descargar sobre ella ideas (más o menos peregrinas), preocupaciones y tareas pendientes.

3. Revisar la bandeja de entrada del correo electrónico nada más llegar al trabajo

Después de revisar nuestro correo electrónico nos lleva aproximadamente 25 minutos adentrarnos en nuestra zona de máxima productividad, por lo que lo mejor es dejar esta tarea de revisión cuando ya hayan transcurrido 30 minutos de nuestra jornada laboral y hayamos tenido tiempo de planificar adecuadamente nuestro día.

4. Ir directamente a una reunión

De acuerdo con algunos estudios, invertimos la friolera de 23 horas a la semana en reuniones. Razón de más para tratar de impedir a toda costa (bloqueando la agenda, por ejemplo) que éstas se interpongan en nuestro camino nada más iniciada la jornada laboral, cuando se supone debemos estar más alerta.

5. Apoltronarse en la silla

Algunos estudios sugieren que cuando estamos de pie y no sentados estamos más predispuestos a sentir que tenemos más las cosas bajo control. Un corto paseo es en realidad la mejor manera de dar el pistoletazo de salida a nuestra jornada laboral.

6. Trabajar alejados de la luz natural

Estar expuestos a la luz natural del sol a primera hora de la mañana obra un efecto benéfico en nuestro humor, nuestro nivel de alerta y nuestro metabolismo.

7. Establecer fechas tope autoimpuestas para nuestras tareas cotidianas

Para que las fechas tope que nos imponemos a nosotros mismos sean realmente efectivas necesitamos compartirlas con los demás y no guardarlas celosamente bajo llave.

8. Abrir el navegador

De acuerdo con un estudio de Webtrate, el 36% de los trabajadores admite perder una hora al día revisando su correo personal y sus redes sociales. A fin de evitar las distracciones que hay agazapadas casi en cada esquina en la web podemos valernos de extensiones para bloquear el acceso a determinadas páginas como StayFocusd.

9. Comenzar varias tareas simultáneamente

El multitasking pone la soga el cuello a la productividad (que no alienta en absoluto). Una buena idea es planificar nuestra jornada laboral asignando bloques de 40 minutos a tareas con más o menos enjundia intercalando tales bloques con espacios de 20 minutos dedicados a tareas más triviales.

productividad

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir