líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Adiós a los líderes petulantemente

Tendencias en MarketingEl liderazgo basado en el personalismo debe dar paso a la inteligencia colectiva

La líderes que pecan de "lobos solitarios" dan paso a la inteligencia colectiva

Adiós a los líderes petulantemente "divos", hola inteligencia colectiva

En un momento en el que las empresas son bombardeadas constantemente con nuevos desafíos, éstas no pueden jugárselo todo a la carta de un único líder todopoderoso y deben confiar en la inteligencia colectiva.

A la hora de tomar las riendas de un puesto de liderazgo muchos se sienten incapaces de llegar a ser algún día el próximo Steve Jobs, Elon Musk o Jeff Bezos. Estos hablando, al fin y al cabo, de tres líderes dueños de una energía y una visión francamente difíciles de replicar.

Sin embargo, quizás no haya que ser un genio (entreverado en buena medida de divismo) al más puro estilo de Jobs, Musk o Bezos para llevar a buen puerto a una empresa. Es más, el éxito de Apple, Musk y Amazon no es atribuible única y exclusivamente a la genialidad de sus CEOs. Hay muchas personas (quizá invisibles) tras sus fenomenales éxitos.

En un momento en el que las empresas son bombardeadas constantemente con desafíos de nueva hornada, éstas no pueden jugárselo todo a la carta del conocimiento y la opinión de un único líder todopoderoso, asegura Elif Tutuk, vicepresidente Innovación y Diseño de Qlik, en un artículo para Fast Company.

De acuerdo con un reciente estudio de Gartner, el 65% las decisiones de negocio son hoy por hoy más complejas que lo eran hace dos años. Las complejidades solapadas a la toma de decisiones (que hay que más que nunca que justificar con precisión meridiana) son excesivamente pesadas para recaer sobre los hombros de una única persona.

En tiempos cada vez más complejos las empresas deben confiar en el poder de la inteligencia colectiva a la hora de tomar decisiones

En este sentido, aprovechar el poder de la colectividad para resolver problemas de negocio es actualmente una de las herramientas más poderosas para espolear la innovación y el crecimiento en el seno de una empresa.

Ninguna persona, independientemente de su talento, su creatividad o su personalidad, puede permitirse el lujo de ser un «lobo solitario». Para encumbrar a una empresa al éxito los líderes necesitan apoyarse en la inteligencia colectiva de las personas que le rodean. Y para ello deben abrazar la diversidad, dar una vuelta de tuerca a sus procesos de negocio, actualizar flujos de datos e integrar a más personas en la toma de decisiones.

La inteligencia artificial no consiste solo en traer a más personas a la mesa donde se toman las decisiones sino también en hacer hueco a más personas (de toda clase y condición) en la organización en su conjunto.

Según un informe de Silicon Valley Bank, más de la mitad de las startups afincadas en Estados Unidos son huérfanas de mujeres en su C-suite, una circunstancia que pude trocarse en particularmente problemática cuando tales startups pegan el estirón hasta convertirse en gigantes.

Afortunadamente soplan vientos de cambio en la industria «techie» y cada vez más empresas de este ramo de actividad enarbolan la bandera de la diversidad la inclusión. Es, por ejemplo, el caso de Dell Technologies, que está contratando a mujeres para que éstas constituyan al menos el 50% de su plantilla y está acelerando también el fichaje de personas de raza negra y de hispanos (en muchos casos para ocupar puestos directivos). ¿El objetivo? Dar alas a la inteligencia colectiva en el seno de la organización y tomar decisiones metiendo en la coctelera los conocimientos y los talentos de individuos extraordinariamente diversos.

Espoleando el bienestar de los empleados y de los clientes con la ayuda de la diversidad

La diversidad permite a las empresas emprender más cosas con más recursos: más conceptos, más soluciones y más innovaciones. Con la diversidad como estrella polar tanto los líderes como las personas a su cargo se sienten compelidos a pensar de manera más inteligente y a alumbrar decisiones más atinadas.

Debemos además tener en consideración que la diversidad no solo es buena para los empleados y tiene también un efecto benéfico en los clientes y también en último término en la facturación. Un estudio de Boston Consulting Group determina que los equipos directivos diversos logran márgenes EBITA que están nueve puntos porcentuales por encima de aquellos equipos que se encuentran por debajo de la media desde el punto de vista de la diversidad.

Además, una investigación emprendida por la Organización Internacional de Trabajo en 70 países determinó que el 53% de las casi 13.000 empresas consultadas admitía que las iniciativas enfocadas a la diversidad de género mejoraban los resultados de negocio de las compañías.

Sin la diversidad en todas sus formas en sus entrañas las empresas están inevitablemente constreñidas a la hora de obtener resultados. Y por eso no deben dormirse en los laureles y esperar a que la diversidad termine manifestándose por sí sola sino que deben buscarla de manera activa.

En la inteligencia colectiva que las compañías deberían propugnar en sus dominios a la hora de tomar decisiones juegan también un rol absolutamente preponderante los datos que, amalgamados con las personas adecuadas, mejoran sustancialmente la toma de decisiones.

Es hora de decir adiós al culto a la personalidad (rayana con la divinidad) de los líderes y apostar en su lugar por la inteligencia colectiva. Solo así las empresas crearán las condiciones necesarias para plantar la simiente de un éxito verdaderamente sostenible, concluye Tutuk.

 

5 claves para alumbrar estrategias de marketing tan veraniegas como exitosasAnteriorSigueinteLa gamificación en los procesos y en la formación onboarding para nuevos empleados

Noticias recomendadas