líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

"Alice 5.0", el documental en el que el producto eres tú

Una red social domina el mundo. En un futuro no muy lejano todos los internautas tienen cuenta en “Host”, la madre de todas las redes sociales. Con un única contraseña, el usuario tiene acceso a un oferta online casi tan grande como la propia red de red redes. Y el acceso es naturalmente gratuito, siempre y cuando el usuario reporte suficientes ingresos publicitarios a “Host”. De lo contrario, la sombra de la expulsión se cierne sobre él.

Éste es el problema planteado por el documental de ficción Alice 5.0, estrenado hace unas semanas en la cadena alemana de televisión ZDF.

Uno de los protagonistas del documental es Prometeo, un joven esotérico y algo pasota, que utiliza un videoblog para relatar a sus amigos sus experiencias en la casa sobre un árbol en la que vive y las particulares matanzas domésticas que organiza para alimentarse. Poco después, Prometeo descubre que un algoritmo matemático le ha situado en la “lista negra” de “Host”.

Prometo, el nuevo ermitaño de la era 2.0, no resulta rentable para “Host”. Los costes que lleva aparejados la utilización de esta superred social son más elevados que los ingresos que “Host” espera recaudar con la comercialización publicitaria de este “hippy digitalizado”. Por lo tanto, Prometo debe abandonar inmediatamente “Host”.

Un directivo de “Host” reconoce a regañadientes ante la cámara que el sistema expulsa automáticamente a usuarios con “poco valor”. Se trata, al fin y al cabo, de salvaguardar el negocio, puntualiza. Mediante un sofisticado software, “Host” otorga un determinado valor a sus usuarios tomando como base datos sobre su comportamiento, su lugar de residencia, su círculo de amigos y sus movimientos bancarios.

El directivo de “Host” que asume el papel de portavoz de esta red social en Alice 5.0 es Stefan Keuchel, que en la vida real ejerce de portavoz de Google en Alemania. También los expertos y científicos que toman la palabra en este documental de ficción son auténticos. Y hablan de cómo la vida “real” y la vida “virtual” del usuario tienden a entremezclarse en las redes sociales y de cómo la salud de una persona real puede verse influida por su “avatar” online.

Alice 5.0 cuenta también con la participación de Michael Bretz, portavoz de Creditreform, una de la empresa de bases de datos más grande de Alemania. Creditreform no sólo elabora listas de morosos e informa a las empresas sobre clientes especialmente “arriesgados”, sino que se encarga también del cobro de facturas atrasadas.

Los protagonistas de Alice 5.0 son reales, pero protagonizan escenas ficticias, lo cual aproxima en ocasiones este experimento cinematográfico a la parodia, asegura Ole Reißmann en Spiegel. Y es una pena porque tanto Facebook y Google son completamente reales, como también lo son los baremos de puntuación que utilizan para calcular el valor publicitario de sus usuarios, añade. Sin embargo, ¿hasta qué punto son conscientes los internautas de este “Gran Hermano” online?

 

La ONG WaterAid organiza una maratón en TwitterAnteriorSigueinteAguas de Mondariz recurre al "tirón mediático" del pepino en su última campaña

Noticias recomendadas