Tendencias

¿Aplica su marca la filosofía wabi-sabi? Si no es así, debería preocuparse

cambioUno de los grandes errores que más cometemos en el terreno del branding es el de creer que las marcas son elementos que están terminados. En lugar de trabajar sobre este pensamiento estático deberíamos entender las mismas a través del wabi-sabi, una ideología estética japonesa que gira en torno a la aceptación de la transitoriedad persistente de las cosas.

No nos estamos refiriendo a elementos espaciales como pueden ser el logotipo o la página web sino más bien a los valores menos tangibles con los que cuenta una marca como pueden ser las conductas y las experiencias. Definiendo las mismas sólo delimitamos de forma temporal dentro de un tiempo y un espacio concretos pero esto no significa que vaya a perdurar.

Piense que una marca no se crea de forma exclusiva en base a un grupo de personas que nace a la par que la misma, crece y se desarrollan de forma paralela a través del negocio o la vida útil del producto y después muere cuando el negocio finaliza o es olvidado. Tiene que tener claro que todo el proceso de vida útil con el que cuente su marca representará infinidad de cosas distintas para una gran diversidad de personas.

Este pensamiento comienza a implantarse cada vez más gracias al auge de las redes sociales y la economía digital que posibilita una democratización emergente. Un claro ejemplo lo encontramos en la cámara GoPro cuyos usuarios se han convertido en la fuente más importante para el desarrollo de negocio y extensión de la marca.

Algo muy importante si tenemos en cuenta que las marcas no son sólo activos económicos sino también sociales y culturales por lo que tienen que estar abiertas al cambio y desarrollos constantes.

Podemos entender mejor todo este planteamiento a través del “fin de la ilusión de la historia”, un fenómeno sobre el que habla el psicólogo Dan Gilbert y que en resumidas cuentas viene a decir que los seres humanos somos obras en curso por lo que no podemos pensar que el tipo de persona que somos ahora es el ejemplo de cómo seremos el resto de nuestra vida. Pensar que las personas (al igual que las marcas) son obras acabas es un concepto erróneo.

Tiene que dejar de ver su marca como algo estático y comenzar a pensar que son temporales y están en constante evolución aplicando la filosofía wabi-sabi: nada dura, nada está terminado y nada es perfecto.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir