líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Apple, Google y Twitter: cuando no es oro todo lo que reluce

Redacción

Escrito por Redacción

Cuando se habla de la convergencia entre diseño y negocios se nos vienen tres nombres fácilmente a la cabeza: Apple, evidentemente, pero también otros menos obvios como pueden ser Google y Twitter. Cada una de estas compañías ha asimilado, de alguna manera, la máxima del diseño. Google ha empezado, por ejemplo, a darse cuenta de que no basta con ofrecerse como una mera agrupación de productos y servicios en internet. Por ello, se han dado cuenta de que necesitan empezar a pensar en términos de ecosistemas de productos y seducción del consumidor.

A lo anterior se deben proyectos como el de Google+, que no es que vaya precisamente bien, pero la intención es lo que cuenta. Twitter, por su parte, es una compañía que encaja más en el molde de Apple: esto es, el diseño es la prioridad, se cuida hasta el último detalle y está enfocada únicamente hacia el usuario.

Así que no es de extrañar que cada una de estas empresas tenga unos retos y dilemas particulares en lo que a diseño se refiere con el fin de mantener estable el crecimiento que han alcanzado hasta ahora:

– Dilema de diseño número 1: Apple.
El éxito siempre puede jugar una mala pasada. El éxito ha llevado a Apple hasta la cima del éxito, pero sus productos empiezan a mostrar signos de debilidad: el OSX se queda «pillado», iOS parece la celda de una cárcel, iTunes necesita un lavado de cara…. Y lo que es peor, los rivales están empezando a aprovecharse del talento de la compañía de la manzana así como los consumidores esperan dos veces al año la llegada de un nuevo producto evangelizador. Entonces, ¿puede Apple encontrar nuevos caminos para seguir haciendo productos innovadores? ¿Y se adaptará a todo esto el diseño de sus productos?

-Dilema de diseño número 2: Google.
A medida que el gigante de los buscadores compite con Facebook y Apple, contrata cada vez a más diseñadores para tratar de mantenerse por delante. Pero los resultados son variables: la tableta Nexus 7 es un valor seguro pero la mentalidad orientada a los datos por parte de Google podría no siempre reenfocarse a una mentalidad dirigida por el diseño, que es el punto débil de esta compañía.

– Dilema de diseño número 3: Twitter.
Lo que empezó siendo un mero experimento para permitir compartir información a velocidad de vértigo se ha convertido ahora en un exceso de información elevado a la décima potencia. Twitter ya es tanto un servicio de noticias como un freno para muchos usuarios así que, para seguir creciendo, su diseño debería evolucionar desde la experiencia demasiado agotadora y saturada de información hasta una más inteligente basada en filtros y en una mejor organización. Es decir, Twitter necesita mejorar en lo que a experiencia de usuario se refiere.

 

#SoLoMo2012, el congreso de la tendencia de hoy para la supervivencia del marketing de mañanaAnteriorSigueinteCoca-Cola coloca una mesa "pública" en Italia para que los vecinos coman juntos y sean felices

Contenido patrocinado