Tendencias

¿Ave diurna o nocturna? Estire la productividad como el chicle con este práctico horario

La mayor parte de los miles y miles de checklists con el foco puesto en la productividad que pululan por la red de redes hacen hincapié en los beneficios de madrugar a la hora de sacar músculo productivo.

Sin embargo, ¿qué sucede con quienes se precian de ser aves nocturnas? ¿Están condenados a estar enemistados eternamente con la productividad? Es evidente que no.

Aunque levantarse temprano lleva aparejados múltiples beneficios en clave productiva, lo cierto es que también aquellos a los que se les pegan las sábanas pueden ser el colmo de la productividad.

Eso sí, hay que tener en cuenta que los biorritmos de las aves nocturnas son radicalmente diferentes de los de las aves diurnas. Y la manera en que unas y otras aprovechan las horas del día (y de la noche) es también totalmente distinta.

A un ave diurna, que acostumbra a levantarse temprano, puede, por ejemplo, sentarle estupendamente hacer ejercicio a primera hora de la mañana, pero no tanto a un ave nocturna, que como su propio nombre indica prefiere estar despierto cuando los demás duermen.

Tanto si se precia de ser un ave diurna como un ave nocturna, le proponemos sacar el máximo jugo a la creatividad que habita en sus entrañas echando mano del completísimo horario que propone en la siguiente infografía la Universidad de Siracusa (Estados Unidos):

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir