Tendencias

Viajes, música y gastronomía mitigan la tristeza del consumidor

El Blue Monday también puede ser una oportunidad para las empresas

El Blue Monday también puede ser una oportunidad para las empresasEl Blue Monday es, según la fórmula matemática desarrollada por el profesor de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnall, el día más triste del año. Para calcularlo, se tienen en cuenta variables como el clima, las deudas, el tiempo pasado desde Navidad y desde los propósitos no cumplidos de Año Nuevo, entre otros factores. La iniciativa de poner el Blue Monday en el calendario como campaña publicitaria en el año 2005 de mano de Sky Travel, agencia de viajes que cerró en 2010.

“Desde un punto de vista de marketing, los excesos cometidos por todos respecto a las comidas y bebidas y el hecho de que simbólicamente empiece un nuevo año generan además del efecto depresión común postvacacional, un efecto rebote de querer cambiar cosas“, ha expresado el directivo de Quatechnion, que se especializa en las Neurotecnologías Inmersivas, Juan Ruiz, según Expansión.com.

Las actividades que los españoles prefieren para mitigar la tristeza, según un estudio elaborado por Suchard, es viajar, destacada por casi el 42% de los encuestados. En segundo lugar, un 24,2% elige la música y, en tercer lugar, casi un 13% prefiere la gastronomía.

Juan Ruiz destaca que los mensajes positivos en las redes sociales pueden resultar claves en los estados de ánimo. “Algunos consumidores pueden mitigar las asociaciones negativas del lunes mediante compras de oferta, que refuerzan emocionalmente sus capacidades de búsqueda de productos y la satisfacción por la compra de productos hedónicos”. Por lo tanto, aquellos productos que generen un cambio positivo a corto y medio plazo producen un efecto de recompensa en la zona del cerebro que valora si la recompensa merece la pena para movilizarse. Por lo tanto, los planes de gimnasios, dietas o cursos de habilidades pueden salir muy beneficiados.

Pero no son los únicos productos que pueden conseguir animar al consumidor, siempre que sea capaces de remarcar objetivos a medio plazo que pueden conseguirse, haciendo que se olvide el precio. “Después de rebajas y navidades nuestro cerebro está agotado con la sobreestimulación de valores y oportunidades“. “En este momento del año, no debemos pensar en cuánto pagamos, sino en qué beneficio nos va a aportar el producto que buscamos”.

En conclusión, las marcas en estos días tan complicados a nivel emocional deberían optar por aquellos contenidos que capten la atención de consumidor y aquellos mensajes que reflejen mejoras y trasladen al consumidor hacia la primavera o el verano, que son momentos más positivos.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir