Tendencias

Un 23% de los españoles de fuera de Cataluña ya dejó de adquirirlos

El castigo a los productos catalanes podría suponer una pérdida de negocio del 44%

El castigo a los productos catalanes podría suponer una pérdida de negocio del 44%La polarización que supone el desafío secesionista de Cataluña ya está afectando a la percepción como territorio clave para el desarrollo de negocios de la región, afectando también a la reputación de las empresas y a la adquisición de productos catalanes. Este dato se desprende de la encuesta llevada a cabo por Reputation Institute, que ha intentado analizar el impacto del escenario político catalán en las empresas. La encuesta se ha realizado a un total de 1.150 personas, que han sido preguntados sobre 41 empresas, como Seat, Abertis, Banco Sabadell o Freixenet.

Según dicha encuesta, el 77,5% de los españoles está de acuerdo con la decisión de las compañías que han decidido dejar Cataluña y el 65% ve necesario que las compañías se marchen si la independencia es finalmente declarada. En cambio, si se tienen en cuenta solo los resultados obtenidos en la misma, casi la mitad de los encuestados, el 47,8%, considera que no deberían haberse mudado. En este sentido, el 19% de los catalanes encuestados consideran que aquellas empresas que se han marchado no deberían volver si no se produjera la independencia.

Esta polarización afecta también a las expectativas de compra, tanto de un lado como del otro. Casi la mitad de los catalanes se plantea castigar a las empresas que han mudado su sede y esto se traduce en una caída de la intención de compra de 9 puntos. Por otro lado, también en el resto de España se pretende castigar a aquellas empresas que no han cambiado su sede, disminuyendo en 3,2 puntos la intención de compra. Más de un 23% de los españoles de fuera de Cataluña ha dejado ya de comprar productos catalanes. Es más, el 20,9% se plantea hacerlo en un futuro. Ello podría suponer una pérdida de negocio del 44%. Si se declarase la independencia, el número de encuestados que dejaría de adquirir dichos productos se multiplicaría por dos, un 49,1%. En conclusión, el impacto negativo en los resultados de estas empresas llegaría a los 20.000 millones de euros.

Como cuenta elMundo.es, Enrique Johnson, director general de Reputation Institute, ofrece principios de actuación clave que deberían seguir las empresas cuya reputación está en riesgo por la coyuntura política. “Nuestra recomendación es hacer algo siempre. No hacer nada al respecto no es una estrategia empresarial“. Johnson afirma que las compañías deberían, sobre todo, mantenerse al margen de los movimientos políticos y “tomar decisiones basadas en criterios de negocio”. Las empresas deberían, por tanto, establecer una estrategia clara de actuación, tomando la situación como un riesgo a corto, medio y largo plazo.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir