Tendencias

Consejos para estrenarse en el mercado laboral

Cómo abrirse paso (a dentelladas) y estrenarse en el mercado laboral

Encontrar un puesto de trabajo adecuado siempre es complicado, pero lo es todavía más cuando se trata de estrenarse en el mercado laboral.

mercado laboralEncontrar un trabajo siempre es complicado, pero todavía más si se trata de la primera vez. Entrar por la puerta grande en el mercado laboral parece una meta prácticamente imposible y es fácil que los recién graduados acaben cayendo en la frustración después de unos pocos intentos.

De hecho, una vez que se sale de la universidad, cientos de preguntas empiezan a atacar la mente de los egresados. "¿Cuánto dinero podré ganar en mi primer puesto de trabajo? ¿Podré negociar las condiciones? ¿Conseguiré que mis ideas sean escuchadas?".

Negociar no es malo, pero hay que ser flexible

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, cuando se trata del primer puesto de trabajo, se suele tender a aceptar prácticamente cualquier cosa, independientemente de las condiciones. Pero ser un novato en el mercado laboral no significa perder por completo el poder de negociación.

Según The Creative Group, compañía especializada en conectar a compañías con talento creativo, el 57% de los anunciantes y de los ejecutivos de marketing esperan y están dispuestos a negociar el salario con sus candidatos. "Mucha gente no negocia. Así que mi consejo número uno es darse cuenta de que negociar está bien", señala Diane Domeyer, executive director de la compañía, según Adweek.com.

Ahora bien, esto no significa que no haya que ser realista. Obviamente, los recién graduados tendrán menor poder de negociación que los expertos en su área. Jaclyn Johnson, CEO y fundadora de Create & Cultivate, señala la importancia de ser flexible, puesto que adquirir experiencia sigue siendo la clave.

Investigar por uno mismo

Aunque negociar está bien, es mejor empezar desde algún punto de partida. Y, para ello, no hay nada mejor que analizar e investigar la industria y el salario que se suele recibir en esa situación. Si se quiere intentar lograr un mayor salario, poder basar esas peticiones en datos se vuelve todavía más crucial. "Es un dato que ayuda a construir una narrativa propia", expresa Gillian Meek, de Keds.

Asimismo, es necesario destacar aquellas habilidades que le diferencian a uno del resto. Cuando se trata de negociar el salario de un recién llegado al mercado laboral, poder determinar las diferencias es crucial.

"No es necesario ser técnico. Puede ser una actitud positiva y una voluntad de crecimiento. Tener esto siempre en mente y utilizar el salario medio de la posición, además del límite inferior, pueden ayudar a crear un rango que es seguro pedir", afirma Johnson.

Encontrar mentores de confianza

Crear una red profesionales activa puede ser complicado cuando uno se está ganando un sitio en el mercado laboral. "La gente sale de la escuela y entra en su primer trabajo y creen que el networking es una situación muy formal pero en realidad tan solo se trata de conocer gente y aprender algo nuevo", añade Meek.

Una vez que se tiene una red profesional de confianza, lo mejor es encontrar un mentor. Alguien que escuche las ideas y valores las opiniones. Si no se está muy seguro de quién puede ser este mentor, es una buena idea preguntar al manager. Meek sugiere mantener el contacto con profesores de la universidad o intentar contactar con algún alumno de la escuela que haya llegado donde uno desea.

Hablar y pedir feedback

Es normal que uno se sienta poco valorado o apreciado en su primer trabajo. Pero no tiene que ser así. Si se pide un feedback regular se puede medir el rendimiento de forma efectiva. "Es difícil ajustarse a un nuevo ambiente y aprender cómo se trabaja en equipo pero no hay que tener miedo de preguntar", explica Johnson.

Saber si ha llegado el momento de embarcarse en una nueva aventura

Al igual que en el amor, en el mercado laboral es complicado dar en la diana la primera vez. Si sus preocupaciones no han sido escuchadas y nada ha cambiado, quizás ha llegado el momento de pensar en nuevas oportunidades. Ahora bien, Domeyer aconseja que se debe estar seguro de que no se puede hacer nada para mejorar el ambiente.

"Ya has invertido una buena parte de tu tiempo en esa organización y quizás todavía eres demasiado nuevo y quizás no se conocen todas las posibilidades", añade. Pero si nada funciona, es hora de mirar hacia delante. Y hay que hacerlo con la certeza de conocer cuáles son los valores y necesidades que se buscan en una compañía.

"La generación de ahora y la que viene tienen un muy alto nivel de conciencia de sí mismos y saben lo que quieren tanto para su vida como en su trabajo y como marca", señala Meek. Tener esta consciencia permite aumentar la honestidad a la hora de escoger una compañía. Para comprobar si se es o no compatible se puede echar un vistazo a la página web de la compañía o a los perfiles en redes sociales. Incluso podría ser buena idea pedir un tour por las oficinas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir