Tendencias

Compro, ¿luego existo? Así son las orgías (desestresantes) de "shopping" de las mujeres

Compro, ¿luego existo? Así son las orgías (desestresantes) de "shopping" de las mujeresPuede que no sea más que un cliché, pero a las mujeres parece encantarles ir de “shopping” y comprar ropa como si no hubiera mañana para calmar el estrés del día a día (entre otras razones). Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la organización ecologista de Greenpeace.

De acuerdo con este estudio, las mujeres de entre 18 y 40 años compran una media de 60 prendas de ropa al año. Una cifra elevadísima que puede a priori provocar estupor, pero perfectamente comprensible si tenemos en cuenta que Primark, Zara y H&M tientan el bolsillo de las féminas con nuevas colecciones de ropa todas las semanas y que tales colecciones se jactan de ser “low cost”.

No obstante, y por muy barata que sea la ropa que compran, las mujeres son muy conscientes de sus pecados consumistas. Y el 60% reconoce que tiene más ropa en su armario de la que en realidad necesita.

Según el informe de Greenpeace, las féminas que invierten mucho tiempo en redes sociales como Facebook e Instagram está también más predispuestas a abrir de par en par la cartera para llenar hasta la bandera el armario de ropa. Quienes hacen clic, compran definitivamente más. Y se gastan también más: alrededor de 130 euros al mes en ropa, calzado y bolsos.

Absorbidas completamente por el consumismo, sólo la mitad de las mujeres fija la mirada a la hora de comprar ropa en la producción social y medioambientalmente responsable. Aun así, a medida que las féminas cumplen años, la responsabilidad social y medioambiental de las marcas de ropa gana en importancia a los ojos de las féminas.

Está claro que las mujeres compran muchísima ropa, pero ¿qué se esconde detrás de sus sesiones de “shopping”? Más de la mitad de las féminas confiesa comprar ropa para levantar el ánimo y aumentar su propia autoestima. Y casi una tercera parte de las mujeres afirma que el “shopping” es para una ellas una forma de atajar el estrés.

El 39% de las féminas admite que la compra de ropa les proporciona un chute de energía. Aun así, después de ese chute de energía se produce también una suerte de resaca, advierte Alexandra Perschau, experta en comercio textil de Greenpeace.

Y es que el “shopping”, como el alcohol y las drogas, es excepcionalmente adictivo. Casi el 25% de las mujeres oculta deliberadamente a los demás (y a sí mismas) el dinero que se gasta en ropa. Y las féminas que buscan inspiración en internet a la hora de comprar ropa presentan una predisposición especialmente elevada a saltarse a la torera cualquier límite financiero en sus sesiones de “shopping”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir