líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El consumidor traslada sus orgías de

Tendencias en MarketingEl social commerce es cada vez más relevante para el consumidor

Las redes sociales se convierten en receptoras de las compras compulsivas del consumidor

El consumidor traslada sus orgías de "shopping" a las tentadoras redes sociales

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En las orgías de "shopping" en las que el consumidor tiene intención de involucrarse en los meses venideros jugarán un rol de primerísimo orden las redes sociales.

En el último año y medio hemos tenido ocasión de asistir a cambios absolutamente sísmicos que han sufrido en primera persona las marcas, los retailers y también por supuesto los consumidores.

Otrora fuertemente deudor del comercio físico de toda vida, el consumidor se ha arrojado en los últimos meses en los brazos del e-commerce, de las redes sociales y de las plataformas de vídeo en streming y no parece que vaya a separarse del cálido y confortable abrazo de estos canales.

La manera en que el consumidor interactúa con las marcas ha cambiado de manera impepinable, por lo que de cara a al futuro a corto y medio plazo es absolutamente esencial que el marketing se ajusta a la nueva realidad que ha emergido del vientre de la pandemia.

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Smartly.io, es bastante improbable que el péndulo vaya a oscilar para regresar a la era precovid.

Entre aquellos consumidores que ya compran online el 87% tiene previsto hacerlo en el futuro aun cuando se diluyan como un azucarillo las severas restricciones con las que han tenido que batallar en los últimos meses los puntos de venta físicos.

Después de más de un año y medio en los que han tenido sus ahorros a buen recaudo (a la espera de tiempos mejores) los consumidores se disponen a gastar el dinero almacenado en la hucha en los últimos meses zambulléndose en todo tipo de compras impulsivas.

Los ahorros acumulados por el consumidor en los últimos meses estarán a merced de compras de naturaleza compulsiva

El 53% de los consumidores se sienten motivados por la adquisición de nuevas prendas de ropa y accesorios de viaje. Y el 87% espera acometer compras online en al menos una de estas categorías: ropa (59%), alimentación / bebidas (44%), viajes (39%), entretenimiento (39%), bricolaje y decoración del hogar (38%) y automoción (17%).

En las orgías de «shopping» en las que el consumidor tiene intención de involucrarse en los meses venideros jugarán un rol de primerísimo orden las redes sociales. No en vano, el 38% de los consumidores consultados por Smartly.io admite haber hecho alguna compra en base a lo que ha visto previamente en las plataformas 2.0 durante los últimos 30 días. Y el 44% dice haber descubierto nuevas marcas y productos gracias a las redes sociales.

Si bien el consumidor está más que presto a navegar por las aguas de las redes sociales para realizar todo tipo de adquisiciones, las marcas harían bien en no descuidar el respeto y la protección de los datos personales de sus clientes. De hecho, el 85% de los consumidores otorga mayor prioridad a sus datos personales que hace un año. Y en esta misma línea el 91% de los consumidores muestra una mayor predisposición a comprar una marca si esta se distingue por prácticas confiables y transparentes desde el punto de vista de los datos. Y no solo eso. El 74% de los consumidores son también más receptivos a los anuncios de las marcas si estas dejan meridianamente claro el uso que van a dar a sus datos personales.

En un mundo gobernado por el «privacy-first» las marcas deben implementar cambios en la manera en que hincan el diente a la personalización y ser suficiente ágiles para capturar la atención del cliente de la manera más relevante y creativa posible.

Los anunciantes deben en este sentido enarbolar la bandera de la creatividad para hacer hincapié en aquello que las hace realmente únicas.

El futuro de la publicidad pasa por la amalgama (lo más equilibrada posible) de creatividad, datos e «insights». Y aquellas marcas que fusionen de la manera más atinada posible estos tres elementos serán las que echen raíces más profundas en el corazón y la cabeza del consumidor.

 

Silken Hoteles estrena marca e identidad visual con un completo rebrandingAnteriorSigueinteQué es una agencia SEO y cómo elegir la más conveniente

Contenido patrocinado