Tendencias en Marketing

El usuario, dispuesto a ser más laxo con la protección de sus datos personales

El coronavirus agrietará la protección de datos por una buena causa

El 63,8% de los consumidores renunciaría parcialmente a la protección de sus datos personales a fin de protegerse a sí mismos y a los demás del coronavirus.

coronavirus

Autor de la imagen: Kang Sujung

La férrea protección de los datos personales es de suma importancia para el consumidor, pero cuando entran en la ecuación el bien común y la solidaridad para con los más débiles (vitales para plantar cara al coronavirus), los ciudadanos están más que dispuestos a ver mermada hasta cierto punto su propia privacidad. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la empresa de software Usercentrics y el instituto de investigación de mercados Innofact.

El 63,8% de los más de mil consumidores consultados admiten estar dispuestos a renunciar parcialmente a la protección de sus datos personales a fin de protegerse a sí mismos y a los demás del virus. Específicamente el 71,9% de los consumidores compartiría de buena gana datos personales relativos a su propia salud, sus movimientos y sus contactos sociales con instituciones de carácter público.

En esta misma línea el 60,4% de los consumidores compartiría voluntariamente con las autoridades competentes datos personales de naturaleza personal como el email, el número de teléfono y su lugar de residencia con el último objetivo de recibir información sobre los eventuales peligros asociados al COVID-19.

El usuario está más que dispuesto a relajar la protección de sus propios datos personales para ganar la batalla al COVID-19

Más de la mitad de los alemanes (el 54,6%) permitiría a la autoridades públicas hacer uso de su historial de movimientos a fin de rastrear la difusión del virus.

Por otra parte, el 66,8% de los consumidores no haría ascos a la posibilidad de registrarse como víctima o persona infectada en una base pública de datos para alertar a aquellas personas que pudieran haber tenido contacto previamente con ellos. Eso sí, solo el 39,9% compartiría este tipo de información en las redes sociales, que los consumidores contemplan con más escepticismo que otra cosa.

"Si las autoridades deciden combatir el coronavirus con los datos, el consentimiento de los directamente concernidos deberá ser obtenido apropiadamente. Sería inadmisible, por ejemplo, usar los datos del teléfono móvil de las personas enfermas para rastrear sus movimientos sin respetar el RGPD. El usuario debe dar su consentimiento de manera voluntaria, informada, explícita y específica. Y los datos empleados deben ser utilizados con un único propósito. De lo contrario, se abriría la caja de Pandora", subraya Lisa Gradow, cofundadora de Usercentrics.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir