Tendencias

La sostenibilidad, ¿la gran campeona de la pandemia?

COVID-19, la catapulta de la sostenibilidad (aún marginal) para ser mainstream

¿Se convertirá el cambio masivo operado en nuestro comportamiento en la nueva normalidad? ¿Se trocará en mainstream lo que antes era una mera rebelión marginal?

sostenibilidad

Autor de la imagen: Piperita Design

La pandemia del coronavirus nos ha abierto los ojos y nos ha hecho ver los beatíficos efectos que han obrado en el medio ambiente el confinamiento y la consecuente y dramática caída en los niveles de polución. El Himalaya es visible de nuevo en el horizonte desde la India, los canguros saltan alegremente por las calles de la ciudad de Adelaida y los peces vuelven a nadar en los canales de Venecia.

El mundo ha cambiado y parece que los cambios se quedarán a nuestra vera durante aún algún tiempo. Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por McCann Truth Central, el 45% de los consumidores tiene el pleno convencimiento de que el mundo no será efectivamente el mismo tras la pandemia.

La grave crisis a la que nos ha abocado el coronavirus ha acelerado hasta el infinito y más allá los cambios. Y decisiones que normalmente se hubieran demorado meses se han tomado en apenas unas horas, explica Alison Segar en un artículo para Horizont. ¿Quién no iba a decir que el teletrabajo acabaría convirtiéndose en la norma para millones y millones de personas en todos los rincones del planeta?

Espoleada por el COVID-19, la transformación digital ha protagonizado también increíbles avances en el transcurso de los últimos meses. Los más pequeños de la casa utilizan Moodle, los adultos trabajan con Microsoft Teams a su vera y cada vez más personas de la tercera edad utilizan las webcams (esas que ni siquiera sabían que existían).

La pandemia ha colocado asimismo bajo los focos lo local. El consumo de productos locales ha pegado una fortísima zancada en los últimos meses y está estrechamente emparentado con la sostenibilidad, puesto que se traduce en menos contaminación y en una menor huella medioambiental.

Más verdes como consecuencia del COVID-19

También hemos asistido a innumerables cambios en el ámbito de la salud. La telemedicina ha dejado de ser una entelequia para convertirse en una realidad más que palpable en un buen número de países.

Y el dinero en metálico parece haberse evaporado de nuestros bolsillos. Después de la pandemia el mucho más higiénico pago "contactless" ha subido enteros entre los consumidores.

A la hora de comprar el consumidor despliega también comportamientos nuevos en el punto de venta. El 68% de los consumidores confiesan ser más cuidadosos que antes a la hora de arrojar determinados productos en el carrito de la compra (entre otras cosas porque la crisis sanitaria ha acabado trocándose en una tremebunda crisis económica).

Aunque al 59% de los consumidores les gustaría volver a vivir igual que lo hacían antes de que el coronavirus se asomara a sus vidas, parece evidente que la vida será en muchos sentidos distinta a la que estábamos otrora acostumbrados.

Y llegados a este punto, conviene plantear algunas preguntas. ¿Se convertirá el cambio masivo operado en nuestro comportamiento en la nueva normalidad? ¿Se trocará en mainstream lo que antes era una mera rebelión marginal?

Una cosa parece, en todo caso, clara. A las marcas no les quedará más remedio que adaptar su rol si desean seguir siendo relevantes para el consumidor en el futuro.

En algunos sectores (en el transporte, por ejemplo) los cambios serán absolutamente sísmicos. Y no solo porque el consumidor no pueda evitar sentir temor a viajar durante varias horas en el entorno cerrado de una avión sino también porque le dolerá el efecto nocivo de ese avión en el medio ambiente. En el futuro las vacaciones podrían tornarse en mucho menos contaminantes que en la actualidad.

Es más imperativo que nunca un cambio en las marcas

Tenemos también un mayor apetito de automóviles sostenibles y las bicicletas han visto incrementado de manera exponencial su demanda en el transcurso de los últimos meses. Ante tantísimos cambios las marcas no pueden quedarse cruzadas de brazos.

El viraje en nuestro comportamiento hacia la sostenibilidad está teniendo además protagonistas absolutamente inesperados. Ya no es solo la jovencísima Greta Thunberg la que nos impele a respetar el medio ambiente y romper una lanza por la protección del clima. Son quizás los mayores de 65 años quienes más están propiciando actualmente ese cambio, un cambio al que hay superpuestas, por otra parte, muchísimas capas:

- El mundo digital es una realidad segura

Los innumerables avances operados en el universo del e-commerce y de la telecomunicaciones se traducirán en menos viajes y más teletrabajo. Y esta circunstancia acabará impactando también en el sector inmobiliario, puesto que las oficinas serán más pequeñas y las viviendas más grandes.

- "Global goes local"

El origen del producto que el consumidor tiene a bien comprar es cada vez más relevante. Al consumidor le interesa que los recursos sean utilizados de manera consciente. Y por eso no tendrá inconveniente en apostar por un turismo más local y renunciar al avión en beneficio del tren o del coche.

- Higiene al poder

Todos los sectores de actividad se verán afectados de manera directa o indirecta por el nuevo sentido que ha terminado adquiriendo la higiene.

Los sistemas de aire acondicionado deberán proteger de manera adecuada a las personas en los automóviles, en los trenes y en las tiendas. Y probablemente aquellas marcas que vayan un paso por delante del resto en cuanto a higiene tendrán también más oportunidades de prosperar.

El cambio propiciado por el coronavirus es imparable y las marcas deben hincarle el diente antes de que sea demasiado tarde y se queden rezagadas, concluye Segar.

Te recomendamos

EVO Banco

A3Media

LIONS LIVE

Podcast

Compartir