Tendencias

El dinero estimula más la creatividad que el reconocimiento

La creatividad es sierva (aunque no lo parezca) del poderoso caballero don dinero

La creatividad no parece a priori amiga íntima del materialismo, pero lo cierto es que está agarrada a él como una lapa. Así lo concluye al menos un reciente (y demoledor) estudio publicado por Journal of Consumer Research.

De hecho, la mejor forma de estimular la creatividad no son los “piropos” sino las recompensas de tipo económico.

“La gente que tiene en estima la creatividad valora lo extravagante, lo que hay ‘ahí fuera’”, explica Ravi Mehta, profesor de la Universidad de Illinois y uno de los autores del estudio. En este sentido, “las personas creativas son poco proclives a depender de la aprobación de los demás”, añade.

Mientras las recompensas financieras sirven para azuzar las tareas de índole creativa, “el reconocimiento de tipo social tiende a matar la creatividad”, asegura Mehta. “Los reconocimientos sociales apelan al conformismo, lo cual empuja a la gente a la mediocridad y la aleja de la excelencia”, recalca.

En el informe publicado en Journal of Consumer Research Mehta y sus colegas describen cinco experimentos diferentes que ilustran la estrecha relación que existe entre la creatividad y las recompensas de tipo pecuniario.

Uno de esos experimentos planteó a 140 estudiantes universitarios la resolución (creativa) de un problema que es en realidad extraordinariamente común: cómo eliminar rápidamente suciedad de los zapatos antes de asistir a una importante cena.

A una tercera parte de los participantes en el experimento se le ofreció una recompensa de 50 dólares si conseguía alumbrar la idea más creativa para resolver el problema planteado. A otra tercera parte se le ofreció la difusión de la idea ganadora en la revista de la facultad. Y la tercera parte restante no se le ofreció ningún tipo de recompensa.

¿La conclusión? Aquellos estudiantes que esperaban ser recompensados económicamente se sacaron de la chistera ideas bastante más creativas que los otros dos grupos (cuyo nivel de creatividad estuvo más o menos a la par).

No obstante, cuando las personas son parte de un círculo social donde "la originalidad y la innovación son normas comúnmente aceptadas", el reconocimiento público es tan efectivo como la gratificación económica.

O dicho de otra manera: para los artistas que tratan de impresionar a otros artistas el dinero y el reconocimiento son gratos a partes iguales, pero para aquellos que no luchan ni por un Pulitzer ni por un Emmy, los incentivos monetarios resultan bastante más eficaces en términos creativos que los meros elogios.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir