Tendencias

Cuando el enfado de los clientes insatisfechos se torna en furia asesina

insatisfechoImagínese esta situación. Una joven acude a un salón de belleza y solicita el corte de pelo de Rihanna. Después de poner su cabellera en manos de un experto peluquero y de premiarle por su trabajo con una jugosa propina, la mujer se sube a su coche, va a su casa, coge una pistola, regresa al salón de belleza y encañona hasta tres veces a su pobre estilista.

Pero, ¿por qué tanta locura? Al parecer la joven, de 29 años, no quedó nada satisfecha con su nuevo peinado y por eso, ni corta ni perezosa, regresó hecha una furia al “lugar del delito” y apretó hasta tres veces el gatillo de su arma contra su peluquero. Afortunadamente, en las tres tentativas de disparo el percutor de la pistola de la joven se quedó atascado.

El estilista atacado y otras personas presentes en el salón de belleza, ubicado en San Diego (California), lograron finalmente reducir a la joven hasta que la policía se personó en el lugar de los hechos. Ahora la mujer se enfrenta a una acusación de tentativa de asesinato.

Los empleados del salón de belleza siguen sin explicarse a día de día el monumental enfado de esta clienta insatisfecha. La joven acudió al establecimiento solicitando el corte de pelo de Rihanna, el denominado “mohawk”, un peinado que se caracteriza por tener gran tupé y ser muy corto en los laterales.

“Se trata de un corte de pelo fácil”, asegura el propietario de la peluquería en declaraciones a 10 News. Al parecer, la joven había dejado incluso una propina de 20 dólares a su estilista. ¿Por qué reaccionó entonces así? “Quizás simplemente tuvo un mal día”, sentencia el dueño del salón.

Está claro que a veces el enfado de los clientes insatisfechos es sumamente peligroso (y no sólo en términos económicos sino también puramente vitales).

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir