Tendencias

Cuando el "merchandising" cobra vida, por un puñado de plástico se paga el oro y el moro

merchandising-fotoEn pleno siglo XXI no sólo de niños vive el sector juguetero. No hay más que echar un vistazo a las estanterías de algunas jugueterías para constatar esta afirmación.

Esas estanterías están llenas hasta los topes de juegos de mesa que están conectados con sofisticadas apps e incluso de figuritas dotadas de inteligencia artificial. Ni que decir tiene que estos juguetes tienen su principal público objetivo, no entre los niños, sino entre los adultos.

El “merchandising” nacido al calor de los videojuegos pega cada vez más fuerte y su principal reclamo, los denominados “toys-to-life” (juguetes que cobran vida en los videojuegos), se pagan caros, muy caros, pero al consumidor parece darle igual, porque estos juguetes son más que juguetes y por algo así bien merece la pena vaciarse los bolsillos.

Los “toys-to-life” que hoy le disputan cada vez más espacio a las estanterías a los juguetes clásicos son un género inventado por la empresa de videojuegos Activison allá por el año 2011.

Harta de que sus videojuegos dejaran cada vez menos ingresos en sus arcas, la compañía se dejó seducir por el plástico de los juguetes y lo cierto es que la jugada le salió redonda. Cuatro años después de aventurarse en el terreno juguetero, Activision ha vendido más 250 millones de figuritas de plástico inspiradas en el videojuego “Skylanders” y ha facturado con ellas la friolera de 3.000 millones de dólares.

No es de extrañar, por lo tanto, que otras empresas hayan decidido mirarse en el mismo espejo que Activision.

Es el caso, por ejemplo, de LEGO que, tras el lanzamiento del videojuego “LEGO Dimensions”, prevé llenar sus arcas no tanto con las ventas generadas por el propio videojuego como con las ventas generadas por el tropel de figuritas de plástico que lo flanquean. Figuritas que son, por cierto, mucho más que trozos de plástico, vienen equipadas con tecnología NFC y pueden conectarse, por lo tanto, a la videoconsola. Eso sí, tanto prodigio no sale barato al usuario. Quien quiera echarle el guante a todas las figuritas, en las que hay de todo, desde personajes de El Señor de los Anillos a personajes de Doctor Who, debe prepararse para un desembolso de casi 700 euros.

Una auténtica experta es llenarse los bolsillos con el rentabilísimo “merchandising” juguetero es Disney, que no sólo detenta los derechos de comercialización de los personajes del clásico universo Disney sino también de los personajes de Marvel, Pixar y Star Wars. Todos estos personajes, y sus correspondientes “alter ego” de juguete, se dan cita en el videojuego Disney Infinity.

Los “toys-to-life” de Disney Infinity atraen a los niños, pero también a los mayores. No en vano, y según cifras manejadas por la propia compañía, el 48% de quienes compran el “merchandising” juguetero asociado a este videojuego tienen más de 18 años.

Que estos “toys-to-life" tengan tan gancho entre los adultos no resulta en absoluto sorprendente. Al fin y al cabo, hacen realidad el sueño de la infancia de muchos "niños grandes": insuflar vida (videojuegos mediante) a sus queridos juguetes.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir