Tendencias en Marketing

Cuando las start-ups son apasionados "romances" con sabor a chocolate y sin aditivos ni conservantes

Blyss ChocolateCuando pensamos en start-ups, se nos vienen a la cabeza casi instantáneamente empresas del universo tecnológico. Sin embargo, las start-ups no están casadas única y exclusivamente con la tecnología y se dedican también a la fabricación de productos milenarios como el chocolate.

¿Un ejemplo? Blyss Chocolate, cuya fundadora, la australiana afincada en Frankfurt Alyssa McDonald, pretende que redescubramos el sabor del chocolate de la mano de granos de cacao puro sin azúcares ni potenciadores del sabor.

Y es que, según McDonald, no hay nada más delicioso y aromático que el chocolate puro que las grandes marcas chocolateras se han empeñado en “enterrar” bajo toneladas y toneladas de azúcares, aditivos y potenciadores del sabor.

En 2007 McDonald tuvo por primera vez la idea de comercializar granos de cacao verdaderamente puros y sin ningún tipo de procesamiento industrial. Dos años después, en 2009, McDonald tuvo la valentía de dejar su trabajo para convertirse en emprendedora, pero no en la emprendedora que en principio tenía en mente.

McDonald invirtió todos sus ahorros en una empresa chocolatera, sí, pero no de granos de cacao sino de tabletas de chocolate al uso, “vestidas”, eso sí, con elegantes envases de metal. En 2010 la australiana lanzó su empresa y se topó de bruces con el fracaso, un fracaso del que son testigos las 30.000 tabletas de chocolate que McDonald’s aún conserva de su primera y frustrada aventura empresarial.

¿Su error? Pensar y actuar como una gran empresa. Sin embargo, y pese a su primer y sonoro fracaso, McDonald no se arredró y le dio una segunda oportunidad a su alma de emprendedora con Blyss Chocolate, que vende chocolate, sí, pero en forma de granos de cacao puro.

Unos granos de cacao puro bautizados con el nombre de “Arriba Nacionale” que McDonald descubrió en Ecuador y que conquistaron a la australiana por su maravilloso aroma intenso y afrutado.

Y, pese a que su apariencia exterior no es en principio la más “bella”, lo cierto es que los granos de cacao de Blyss Chocolate no sólo huelen sino que saben también a las mil maravillas y pueden ser consumidos como si fueran frutos secos.

A día de hoy Blyss Chocolate vende sus aromáticos granos de cacao a varias empresas hoteleras y de restauración de Europa, Oriente Medio y Asia y su lista de clientes no para de crecer, tanto que McDonald’s está convencida de que su “retoño” abandonará los números rojos el próximo año. Un “retoño” que ha salido adelante gracias a sus propios ingresos, a los ingresos de sus amigos y familiares, y la buena voluntad de sus proveedores, que han alargado para ella los plazos de pago.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Smartclip

La Vaguada

Compartir