líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Del "flashmob" al "flashrob": cuando el consumidor convierte el robo en espectáculo

Al «flashmob» le ha salido un «hermano» peligroso. Es el denominado «flashrob» o robo instantáneo y colectivo. Esta nueva tendencia, que promete convertirse en una moda con ya lo hizo en su momento su «hermano mayor», se originó el pasado mes de abril en Washington, cuando alrededor de 20 personas se dieron cita en una tienda de vaqueros para robar en apenas unos segundos prendas valoradas en alrededor de 20.000 dólares.

Desde entonces, la «moda» se ha extendido a otras ciudades de Estados Unidos, desde Dallas a Las Vegas. A diferencia del primero, los robos han sido, eso sí, a menor escala.

Uno de los últimos incidentes de este tipo tuvo lugar el pasado mes de noviembre en un 7 Eleven de Silver Spring, una pequeña localidad de Maryland. La mecánica fue la misma que la utilizada en otros «flashrobs». Varias decenas de jóvenes se agolparon en el interior del establecimiento para robar y salieron del punto de venta con la mercancía sustraída tan rápido como entraron.

Según una encuesta llevada a cabo el pasado mes de agosto por la Federación Nacional de Comercio de Estados Unidos, el 10% de los puntos de ventas consultados aseguran haber experimentado “flashrobs” en sus establecimientos durante los últimos meses. La cifra demuestra que el hermano peligroso del “flashmobs” tiene cada vez más amigos y que la moda supone una amenaza para el comercio minorista, informa Wired.

El problema es que la mayor parte de estos robos permanecen sin resolver y es difícil determinar la procedencia y motivación de los ladrones. En un “flashrob” cometido en Upper Darby (Pennsylvania), la policía logró detener a 15 jóvenes, que confesaron que el robo fue planeado apenas unas horas antes a través de una red social.

Pese al indudable perjuicio que esta nueva tendencia causa al comercio minorista, lo cierto es la mayor parte de “flashrobs” se desarrollan sin ningún tipo violencia y su razón de ser no es el robo en sí mismo sino el hecho de ser grabado por las cámaras de seguridad del establecimiento y aparecer, quizás, en último término en la red de redes.

[youtube width=»465″ height=»300″]http://www.youtube.com/watch?v=RpAz7X6HRTg

[youtube width=»465″ height=»300″]http://www.youtube.com/watch?v=_xThHoTgoPM

 

La publicidad escasea en los diarios impresos y buscan la solución en internetAnteriorSigueinteBrasil y Argentina unidas en 'David', la nueva agencia de Ogilvy & Mather

Noticias recomendadas