Tendencias en Marketing

Por qué hay más allá de la diversidad para cruzar el umbral de la inclusión

La diversidad se queda "coja": por qué hay que salpimentar el liderazgo con inclusión

Para sacar todo su jugo a la diversidad las compañías necesitan clavar la pupila en la inclusión y aprovisionarse de líderes inclusivos.

inclusion

Autora de la imagen: Irene Servillo

Desde que el pasado mes de mayo estallaran al otro lado del charco numerosas y fragorosas protestas por la muerte del afroamericano George Floyd no pocas empresas han enarbolado con orgullo la bandera de la diversidad y la inclusión.

Y lo cierto es que todo el mundo tiene más o menos claro qué hay en las entretelas de la diversidad, pero ¿qué hay de la inclusión?

Muchas compañías se han obsesionado en los últimos años con ser diversas. Sin embargo, parece que aumentar la representación de empleados de diferentes orígenes en las empresas no basta a la hora de hincar el diente a la diversidad. Para sacar todo su jugo a la diversidad las compañías necesitan también clavar la pupila en la inclusión.

Apostar por la inclusión a nivel corporativo significa garantizar que todos los trabajadores, independientemente de su origen, se sientan miembros importantes y valorados dentro del equipo al que están adscritos. Se aumenta así la satisfacción de los empleados, su confianza, su engagement, su creatividad, su compromiso y también su rendimiento.

La inclusión azuza además el bienestar de la plantilla y repercute en último término en que los empleados observen verdadera justicia en el proceso de toma de decisiones (cuando tienen lugar ascensos, por ejemplo), explica Kim Brimhall en un artículo para Fast Company.

Está fuera de toda duda que la inclusión obra un efecto balsámico en los trabajadores y en los entornos laborales, pero en el universo corporativo queda a menudo en segundo plano (de manera injusta) el maridaje del liderazgo con la inclusión.

De acuerdo con una investigación llevada a cabo durante un periodo de dos años, los líderes menos inclusivos son descritos por sus subordinados como menos sensibles al talento (y tienen en este sentido dificultades para reconocer las fortalezas que hacen verdaderamente únicas a las personas a su cargo).

Los líderes poco inclusos tratan igual a todos los empleados independientemente de su rendimiento y de si han necesitado formación adicional. Estos líderes parecen incapaces de valorar a los trabajadores por sus contribuciones a título individual.

Sin liderazgo inclusivo la diversidad queda en realidad en agua de borrajas

Quienes son líderes y están mal avenidos con la inclusión cortan las alas a sus subordinados a la hora de compartir sus ideas y excluyen deliberadamente a quienes cuestionan sus puntos de vista.

A los líderes poco inclusivos se le endilga además otro importante yerro: su tendencia a culpar a los demás cuando las cosas se tuercen y crear divisiones entre las personas a su cargo.

Los líderes huérfanos de una sensibilidad suficientemente inclusiva son tildados además de deshonestos y poco claros en sus comunicaciones. A veces se vanaglorian de atesorar ciertos valores y creencias y después actúan de manera totalmente contradictoria que nada tiene que ver con tales valores y creencias.

Por otra parte, los líderes realmente inclusivos predican con el ejemplo, actúan en base a sus valores y se comunican de manera honesta y abierta con sus empleados.

Un líder inclusivo trata a cada empleado como una persona única en la que es capaz de reconocer fortalezas muy concretas y valora también los puntos de vista que sus subordinados ponen sobre la mesa.

Los líderes inclusivos se toman además la molestia de solicitar "feedback" a sus empleados a la hora de tomar decisiones verdaderamente importantes y dan acceso a todo el mundo a información de naturaleza verdaderamente vital.

Quienes trabajan bajo la batuta de un líder inclusivo son impelidos asimismo a trabajar codo con codo en pro de un objetivo concreto y se sienten valorados y involucrados en las tareas que acometen profesionalmente.

A la hora de realizar promociones internas y encomendar puestos de liderazgo a determinadas personas las empresas harían bien, por lo tanto, en buscar activamente líderes inclusivos, aquellos capaces de exprimir hasta la última gota el talento de las personas a su cargo.

Te recomendamos

Eficacia

SrBurns

Criteo

Captain Wallet

Compartir