Tendencias

Don Vito Corleone tiene muchas cosas (mafiosas) que enseñarle sobre liderazgo

don-vitoEn El Padrino el inolvidable don Vito Corleone interpretado magistralmente en la pantalla grande por Marlon Brando es un líder rodeado de personas que no le ponen las cosas fáciles precisamente.

Sin embargo, al que es probablemente el “capo” más famoso del mundo no le tiembla el pulso a la hora de lidiar con quienes osan interponerse en su camino (para terminar llevándolos a su terreno).

Manejar a gente complicada es imprescindible para ser un buen líder y el protagonista de El Padrino es graduado cum laude en este noble (a la vez que innoble) arte.

Si quiere ser un mejor líder, debería grabar a fuego en su cabeza estos trucos del bueno de don Vito para salir airoso de su relación con personas particularmente díficiles (sus subordinados, por ejemplo):

1. Aprenda a gestionar su propio ego en primer lugar
Los líderes, en particular los que se desenvuelven en el terreno del emprendimiento, se creen los mejores en su trabajo y eso les hace particularmente proclives a criticar a los demás. ¿El problema? Que si los líderes despedazan constantemente las ideas ajenas, jamás lograrán que quienes están a su cargo aprecien las suyas propias (independientemente de lo buenas que sean).

2. Llegue a acuerdos para obrar cambios en el comportamiento de los demás
Algunos líderes se enzarzan en eternas confrontaciones con la esperanza de que las personas a su cargo reconozcan sus errores. Sin embargo, lo más eficaz para lograr que alguien cambie de parecer (y de comportamiento) no es apuñalar su ego y discutir sino más bien dialogar y encontrar mediante el diálogo el acuerdo que propicie el cambio.

3. Dé a las personas a su cargo la validación positiva que necesitan
Según un estudio publicado en 2015 por Psychology Today, el 55% de las personas sienten que su amor propio está estrechamente relacionado, para bien y para mal, con lo que los demás piensan de ellas. Razón de más para que los líderes se tomen la molestia de dar de vez en cuando palmaditas en la espalda (cuando las merecen) a sus subalternos.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir