Tendencias

Dos terceras partes de los consumidores sienten que el contenido patrocinado les da gato por liebre

gatoporliebreLas marcas están cada vez más enamoradas del contenido patrocinado, una fórmula publicitaria que en realidad siempre existido pero que desde que ha sido rebautizada con el nombre de publicidad nativa vuelve literalmente locos a los "marketeros".

Nadie duda de la "pegada" del contenido patrocinado entre los anunciantes, pero ¿qué opina en realidad el consumidor de esta fórmula publicitaria? Nada bueno en realidad. Así lo concluye al menos un reciente estudio de la plataforma especializada en storytelling Contently.

Dos terceras partes de los consumidores dicen sentirse “engañados” cuando descubren que determinados artículos o vídeos son en realidad patrocinados, mientras que el 7,6% ni si quiera recuerda prestar atención a esta fórmula publicitaria.

El problema del contenido patrocinado para llegar al corazón del cliente no tiene tampoco que ver necesariamente con las etiquetas (más o menos claras) que los medios ponen a este tipo de contenidos. Dos terceras partes de los consumidores confiesan ser menos proclives a hacer clic en contenidos que saben de antemano que son patrocinados.

Y lo que es peor, el 58,7% de los consumidores cree que las webs de noticias pierden parte de su credibilidad cuando publican contenido patrocinado.

Pese a que el principal punto fuerte del contenido patrocinado es que es a priori una fórmula publicitaria menos intrusiva que la tradicional publicidad display, la mayor parte de los consumidores prefiere los “abominables” banners al contenido patrocinado.

Por otra parte, sólo el 24% de los consumidores confiesa fijar su atención en el contenido patrocinado, porcentaje que pega un brinco hasta el 71% en el caso del “contenido normal”.

En cuanto al funcionamiento del contenido patrocinado, parece que el consumidor no tiene muy claro cómo opera en realidad esta fórmula publicitaria. Sólo el 48% afirma con rotundidad que los contenidos patrocinados son pagados por clientes que tienen algún tipo de influencia editorial en el producto final. El 20% cree que el cliente que está detrás de los contenidos patrocinados paga pero no interviene en el proceso de creación del contenido, mientras el 12% considera que el sponsor es quien escribe en realidad el contenido y 18% cree que las marcas pagan simplemente a los medios por ver su logo o su banner emplazado junto a algún tipo de contenido.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir