líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La confianza de los consumidores, en una bancarrota precipitada por la pandemia

Tendencias en MarketingUn ojo asomando por un papel roto

Resultados del 'Trust Barometer Spain 2021' de Edelman

La confianza de los consumidores, en una bancarrota precipitada por la pandemia

El 'Trust Barometer Spain 2021' de Edelman ha arrojado que los consumidores confían, por primera vez en 20 años, más en las empresas que en las ONGs, medios y el Gobierno.

Desde hace años nos enfrentamos a un clima en el que proliferan las noticias falsas y en el que la veracidad se ha puesto en tela de juicio. La pandemia cambió muchos hábitos, pero no modificó este panorama. De hecho, lo que hizo fue impulsar la expansión de las «fake news», que, junto a la incertidumbre, llevaron a una mayor desconfianza por parte los consumidores.

Esa es una de las principales conclusiones del ‘Trust Barometer Spain 2021’ de Edelman. Este ha arrojado que en España el índice de confianza es de 45 puntos, posicionándonos como el cuarto país más desconfiado de los 27 encuestados, tan solo por encima de Reino Unido, Japón y Rusia.

Uno de los datos más destacables de esta edición ha sido que, por primera vez en los 20 años del estudio global, las empresas han resultado ser la institución que genera más confianza, con un 52%. En segundo lugar, encontramos a las ONGs (51%), seguidas de los medios de comunicación (42%) y el gobierno (34%).

En cualquier caso, ninguna de esas cuatro instituciones es considerada como ética y competente. No obstante, las corporaciones son las únicas que aprueban en la dimensión de competencia y las ONGs en el del comportamiento ético.

«La mejora de la confianza en España es una labor que debe basarse en la colaboración conjunta de empresas, gobierno, ONGs y medios de comunicación, como principales fuentes de información», comenta Lucía Carballeda, Co-General Manager de Edelman.

El vínculo entre desinformación y desconfianza

En este punto, la sociedad no tiene muy claro dónde o a quién acudir para obtener información fiable. En este sentido, la mayoría de los encuestados cree que tanto medios de comunicación (69%) como el Gobierno (65%) intentan confundir a los ciudadanos a conciencia, distribuyendo datos e informaciones falsas.

De hecho, la confianza en todas las fuentes de información se ha situado en mínimos históricos. Las redes sociales (35%) y los motores de búsqueda (53%) son los que menos confianza despiertan, seguidos por los medios propios de las empresas (54%) y los medios de comunicación tradicionales (58%).

Una de las claves de esta situación de desconfianza se encuentra en la crisis de desinformación. El 55% de los encuestados asegura compartir noticias, pero solo el 41% de ellos comprueba antes su veracidad. Por otro lado, los españoles no perciben la imparcialidad de los medios y ha aumentado la preocupación por aumentar la cultura informativa en 40 puntos.

A pesar de los urgentes problemas que nos acucian, los españoles no confían ni en la capacidad de los líderes para aportar soluciones, ni en la veracidad de sus mensajes. La confianza en los principales referentes de nuestro país cae en todos los perfiles. Líderes de Gobierno, líderes religiosos y periodistas encabezan las últimas posiciones, frente los científicos que, a pesar de una caída del 14%, siguen gozando de 73% de la confianza de los ciudadanos. Además, todos ellos pierden credibilidad por parte de los ciudadanos.

El momento de que las empresas tomen partido, según Edelman

Desde Edelman aseguran que ahora que ha disminuido la confianza en otros jugadores, las empresas tienen que aprovechar su oportunidad e impulsar iniciativas. A pesar de la baja credibilidad de los CEOs (42%), el 61% de los españoles piensa que los líderes empresariales deberían dar un paso al frente cuando el Gobierno no resuelve los problemas. El 81% pide que estos líderes hablen de los retos sociales, incluida la pandemia.

«Las claves que identificamos para salir de esta crisis informativa suponen una responsabilidad, pero también una oportunidad para las empresas», afirma Pelayo Alonso, CO-General Manager de Edelman. «Su objetivo debe ser ampliar sus competencias para actuar de verdad en temas de relevancia social que conecten y les importen a sus audiencias. Y deben hacerlo con hechos y con empatía, también con información veraz, imparcial y fiable. Pero sobre todo es fundamental entender que no pueden hacerlo solas. Hay que encontrar un propósito común y emprender una acción colectiva«, concluye.

 

Amazon tira la caña al icónico estudio cinematográfico MGMAnteriorSigueinteInstagram pone ojitos a los dispositivos desktop, desde donde dejará subir fotos

Noticias recomendadas