líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El "advergaming" es tan efectivo como peligroso: ¿hay que pararle los pies?

advergameEl denominado «advergaming» o lo que es lo mismo, la creación de juegos y videojuegos para publicitar una determinada marca, es un arma de doble filo. Nadie duda de su efectividad, pero presenta un problema: que es utilizada muy a menudo por las marcas para vender las bondades de productos poco saludables a los más pequeños de la casa.

Muchas marcas que venden productos con alto contenido en sal, azúcar y grasa utilizan el «advergaming» como señuelo para conectar con el público infantil, un público infantil al que les sería imposible llegar a través de programas televisivos para niños. ¿El truco? Que muchas marcas están aprovechando a su favor el vacío legal que hay actualmente en torno a esta fórmula publicitaria.

Un reciente estudio publicado por la Universidad de Bath en Reino Unido lanza gravísimos dardos contra la a su juicio cuestionable ética del “advergaming”. “Los niños no son capaces reconocer los ‘advergames’ como anuncios y son fuertemente influenciables por este tipo de publicidad”, recalca el estudio.

“Después de estar a jugando a un ‘advergame’ entre 10 y 15 minutos, la preferencia de los niños por determinadas marcas, e incluso sus hábitos alimenticios, son susceptibles de ser modificados”, explica Haiming Hang, uno de los autores del informe, en declaraciones a la BBC.

Por otra parte, un segundo estudio llevado a cabo por la Universidad de Murdoch en Australia revela que los “advergames” son tan efectivos como los spots televisivos de 30 segundos, pero sus autores adoptan una posición mucho menos crítica frente a esta fórmula publicitaria y creen que el “advergaming” puede ser una fórmula muy positiva tanto para los anunciantes como para los consumidores.

De acuerdo con un reciente estudio de la Federación Mundial de Anunciantes (WFA), los niños europeos ven actualmente en la televisión menos publicidad de comida que nunca, puesto que la UE ha forzado a las grandes empresas de alimentación a reducir en un 33% la publicidad dirigida a niños menores de 12 años.

Los investigadores de la Universidad de Bath creen que, a la vista de su potencial peligrosidad, las autoridades comunitarias deberían tomar también medidas para parar los pies al “advergaming”.

Twitter aumenta su poderío publicitario adquiriendo Namo MediaAnteriorSigueinte4 consejos para que deje de perder el tiempo en Twitter

Noticias recomendadas