líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tendencias en MarketingNetflix

El efecto Netflix

El efecto Netflix: una fórmula que se cuece a fuego lento

Netflix no para de crecer, ha cambiado las normas del mundo del cine y la televisión y se ha configurado como el futuro del consumo audiovisual.

Que nuestros hábitos de consumo van cambiando no es un secreto para nadie. La manera de comprar es radicalmente distinta a la de hace 20 años y, por lo tanto, la forma de vender también. 

Muchos dirán que todo se ha precipitado desde la llegada de internet, pero es mucho más profundo que eso. Internet existe de forma accesible para el público general desde los años 90, sin embargo, no podemos afirmar que su mera existencia haya sido la que ha revolucionado nuestra manera de consumir, sino la capacidad de algunos para proporcionar soluciones logísticas y propuestas atractivas que nos inviten al cambio a través de este medio.

Pongamos el ejemplo de Netflix. No para de crecer, ha cambiado las normas del mundo del cine y la televisión y se ha configurado como el futuro del consumo audiovisual, no obstante, recordemos que esta compañía empezó como un videoclub en línea de alquiler de DVD por correo postal. La idea fue acogida con entusiasmo, pero Blockbuster siguió la cadena de videoclubs dominante durante bastantes años más.

No fue hasta 2007 cuando Netflix lanza su servicio de vídeo bajo demanda ¿se inició entonces la era del streaming? Me temo que no, por aquel entonces era un servicio subsidiario del alquiler de DVD y lo máximo que podías reproducir eran 18 horas de streaming con la tarifa más alta de 18 dólares al mes. Incluso cuando en 2011 lanzaron por primera vez una tarifa de reproducción ilimitada desligada del alquiler por 8$/mes, le llovieron las críticas debido al escaso catálogo disponible, ya que los principales estrenos seguían siendo ofertados en formato físico. 

No fue hasta 2013 cuando la plataforma pareció dar con el modelo definitivo. No sólo añadió distintos modelos de suscripción en función del número de dispositivos simultáneos, sino que también empezó a ofrecer contenido de producción propia como las aclamadas House of Cards y Orange Is the New Black. 

Netflix acabó ganado la batalla contra Blockbuster, pero esta victoria no se debe al reduccionista mantra de que internet es el futuro, sino al haber sabido encontrar los atractivos suficientes para cambiar no sólo nuestro hábito, sino también nuestra percepción. ¿Sois capaces de recordar lo que gastabais al mes alquilando películas? ¿Lo que costaba una sola película? Seguro que ahora os parece un dineral inaceptable. 

Evidentemente todo es transversal, otros factores como la piratería también han impulsado la caída del modelo antiguo y han perfilado lo considerado como aceptable para los precios del nuevo. Tampoco es que hayan inventado el marketing. Su manera de captar clientes a través de pruebas gratuitas ya lo hacía el servicio de televisión por cable Showtime. Y no es que se diferencie mucho de cómo las empresas de bolsa atraen a nuevos pequeños inversores a través de cuentas demo de Forex.

Al final no se trata tanto de inventar, sino de adaptar lo que ya existe a los nuevos tiempos para incentivar al consumidor. Antes muchas personas interesadas en invertir nunca daban el paso al tratarse de un mundo complejo y desconocido. Ahora que pueden abrir cuentas demo y realizar simulaciones con dinero ficticio sobre operaciones reales, lo más probable es que muchos salten al mercado real. Ese saber leer lo que la gente demandaba es lo que ha hecho triunfar a Netflix, pero sería falaz decir que ha sido un proceso instantáneo. 

Temas

Netflix

El Branded Content, la publicidad que se eligeAnteriorSigueinteEl primer "matrocinio" de la historia será el concierto por el Día Internacional de la Mujer en el Teatro Real

Noticias recomendadas