Tendencias

El lavado de imagen de Bahréin

El reino de Bahréin, en el Golfo Pérsico, vivirá hoy una nueva jornada de protestas en contra de la monarquía y de la dinastía suní para reclamar más derechos para la minoría chiíta del país árabe rico en petróleo.

Poco más de 20 líderes de la oposición chiíta, incluyendo clérigos y activistas de derechos humanos, fueron detenidos en la víspera de las elecciones en Bahrein el pasado septiembre. El rey de Bahréin, Hamad bin Isa al Jalifa, ha ordenado su liberación y el cierre de los procesos judiciales contra varios opositores chiíes en el exilio, lo que permitirá su regreso al país, según informa Europa Press.

Uno de los artículos publicados en el Huffington Post está mañana hace referencia a esta situación. En el se analiza la sospechosa relación entre Bahrein y personas influyentes en los EE.UU. y cómo el país se ha encargado de hacer un lavado de imagen para pulir su reputación.

Además de controlar la prensa del país, Bahréin ha contratado a un importante lobby de EE.UU., Qorvis, el gigante de las relaciones públicas, con una lista de clientes de alto perfil como Intel o el Washington Post, entre otros.

Entre los objetivos de Qorvis está posicionar a Bahrein como un aliado clave en la guerra contra el terror y como un defensor de la paz en el Oriente Medio. No está claro qué consejo habrá ofrecido al Gobierno teniendo en cuenta los disturbios actuales de Bahrein, en los que soldados han disparado contra miles de manifestantes pacíficos, al menos seis personas han muerto y se contabilizan centenares de heridos.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir