Tendencias

El "made in America" vuelve a estar de moda

El "made in America" vuelve a estar de modaDesde los años 70, el “made in America” (fabricado en América) había dejado de ser una de las formas de moda para vender un producto en el mercado.

La corporación multinacional de minoristas estadounidense, Walmart, ha anunciado que gastará 50.000 millones de dólares (37.450 millones de euros) en la compra de productos estadounidenses durante la próxima década. Por otra parte, los diseñadores promocionan las inversiones en el distrito de la confección de Nueva York como forma de justificar el alza de los precios.

En una conferencia celebrada el pasado mes por el Financial Times en Nueva York, la directora del Brunswick Group, Susan Gilchist, afirmó que el “made in America no se trata sólo de las oportunidades de relaciones públicas. Desde un punto de vista puramente económico, China está perdiendo coste de ventaja”.

En 2001, el salario promedio por hora en china era de 58 centavos (menos de 45 céntimos de euro), según datos del Boston Consulting Group (BCG). Para 2015 se espera que alcance los 6 dólares (4,50 euros). Si se combina este hecho con la alta productividad de los fabricantes estadounidenses y los bajos costos de la energía, la brecha de costes se verá reducida para la mayoría de los bienes hasta el 7% en 2015.

Esto otorga un mayor sentido a la fabricación de productos propios estadounidenses. Sin embargo, ¿funciona esta estrategia como elemento capital en el marketing de las marcas? Parece ser que sí.

En una encuesta realizada en septiembre por Boston Consulting Group, basada en más de 1000 entrevistas a estadounidenses, el 80% afirmó que prefería bienes de fabricación estadounidense, y que estarían dispuestos a pagar más por dichos bienes. Las mismas preguntas fueron hechas a 1.000 consumidores chinos, el 47% afirma que prefiere el “made in America”.

Pero las acciones y los sentimientos son dos cosas diferentes. A menudo la calidad se ve reducida en favor de la cantidad. Cuando los productos americanos ofrecen ambas, entonces funciona. “Los consumidores están comenzando a hacer un compromiso diferente”, afirma el director gerente de BCG y autor del estudio, Harol Sirkin. “Los minoristas pueden vender mercancías pero teniendo en cuenta un límite de cantidad”.

El impulso tiene el apoyo de celebridades como Martha Stewart y Jay-Z. Los productos fabricados en Estados Unidos son la razón de ser de la experienciada agencia Made Movement. El “made in America” no resulta nuevo para algunas marcas, como New Balance, American Apparel, Red Wing o Pendleton, que han fabricado sus productos en Estados Unidos durante años.

Para otros se trata de hacer un esfuerzo para vender más. Apple anunció recientemente que traería parte de la producción de Mac de vuelta a los Estados Unidos. Marcas de ropa como Club Monaco ha lanzado ya líneas de productos en las que puede encontrarse “made in USA”.

Walmart, por su parte, vende más de 400.000 millones de mercancías cada año, por lo que algunos analistas afirman que su compromiso de invertir cierta cantidad en productos americanos no es demasiado relevante. El portavoz de la empresa, Randy Hargrove, no obstante, afirmó que dos terceras partes de sus productos son “hechos aquí, con origen aquí, o cultivados aquí”, haciendo referencia principalmente a productos alimenticios.

Sea como sea, la inversión de esta empresa ayudará a la creación de empleo en las áreas donde Walmart solía mirar al extranjero, tales como ropa, equipación deportiva o mobiliario.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir