Tendencias

El plástico es uno de los principales villanos en el ámbito de la sostenibilidad

El reto del punto de venta: reducir el uso de plásticos

Reducir el uso de plásticos es una cuestión de responsabilidad medioambiental a la vez que una demanda creciente por parte del público

Reducir el uso de plásticos se antoja complejo. Debemos a estos polímeros gran parte del desarrollo industrial, sanitario, alimentario, etc. Tanto a nivel doméstico como empresarial, eliminar el hábito de usar plástico implica dar grandes pasos en innovación pero también en concienciación.

Como innovación, sin duda, el plástico ha sido una de las más transformadoras para el ser humano, trayendo consigo un crecimiento económico muy relevante a nivel mundial. Durante su proceso de fabricación, los polímeros plásticos son uno de los materiales que menos gasto de energía producen. Además, es altamente resistente, versátil, inerte e higiénico. Por el contrario, desde el punto de vista medioambiental, el plástico es uno de los principales villanos en el ámbito de la sostenibilidad. Tanto el proceso de desecho como el de reciclaje son costosos e insostenibles.

El reciclaje de materiales plásticos depende en gran parte de la compra de los mismos a través de sistemas de subasta. Por lo general los compradores son compañías que se dedican al reciclaje, o bien terceros países, generalmente en vías de desarrollo. Este sistema recibe críticas por la pérdida de trazabilidad de los materiales y porque algunos países que eran grandes compradores de estos materiales están dejando de comprar.

El reto del punto de venta

El punto de venta —más concretamente el supermercado— es uno de los puntos calientes de esta reconversión hacia minimizar el uso de plásticos. Reducir el uso de plásticos es una cuestión de responsabilidad medioambiental a la vez que una demanda creciente por parte del público. Son muchos los puntos de venta que ofrecen alternativas más ecológicas a las clásicas bolsas de la compra; alternativas fabricadas con fibra natural, textiles, polímeros compostables o papel. Recientemente leíamos que Mercadona se sumará en unas semanas a la lista de distribuidores que eliminan las bolsas de plástico de su lineal de cajas.

Estos pequeños avances por parte de las cadenas de supermercados son un paso muy importante para la lucha contra el plástico, pero hemos de ser conscientes de que las bolsas solo representan un pequeño porcentaje de la presencia total de estos materiales. Packagings, envases, embolsados unitarios, materiales de promoción en el punto de venta, etc., pueblan los pasillos de los supermercados en todo el mundo.

Hace unos meses, la cadena de supermercados holandesa Ekoplaza anunciaba la puesta en marcha de una sección 100% libre de plásticos. Con más de 700 productos disponibles envasados en papel, cartón y demás materiales degradables y compostables, esta sección se expandirá a lo largo de las 74 plazas con las que cuenta la cadena en todo el país durante este 2019.

La sostenibilidad es sin duda una carrera de fondo en la que todos los agentes de la sociedad debemos participar. Además de trabajar en educación y concienciación, debemos poner a disposición del público alternativas accesibles y sostenibles.

Nota de prensa

Te recomendamos

EVO Banco

A3Media

LIONS LIVE

Podcast

Compartir